Cierre de terror; Italia amarga el debut de México en Clásico Mundial

Osuna y Pérez no pudieron concretar la obra en la última entrada y México terminó cayendo 10-9 ante los italianos; los nacionales necesitan triunfos obligados ante Puerto Rico y Venezuela

GUADALAJARA, Jalisco

Los juegos del Clásico Mundial no son iguales al resto. Aquí no hay margen de error y cualquier equivocación puede convertirse en una o varias carreras. Y una o varias anotaciones se transforman en una victoria. Y un triunfo es casi medio boleto a la segunda ronda. Y los errores se transformaron en anotaciones y las anotaciones en la victoria para Italia.

La pesadilla no solo se repitió, sino que fue con un guión mucho más doloroso. México estaba a tres outs de ganar el primer juego del Clásico Mundial teniendo cuatro carreras de ventaja, pero ni el cerrador estrella Roberto Osuna ni Oliver Pérez pudieron siquiera sacar un out. En cambio, la ofensiva italiana anotó cinco veces y así ha puesto al borde de la eliminación a México.

Francisco Cervelli, Chris Colabello, Alex Liddi, Drew Butera y Andrew Maggi pasaron a la caja de bateo y recorrieron todas las almohadillas para anotar las cinco carreras que necesitaban para dejar en el terreno a México y ser ellos los que tomaran el control del Grupo D.

El conjunto tricolor llegó a la novena con ventaja de 9-5 tras contar con bateo oportuno de seis de sus bateadores en el line up y de un magistral manejo de los lanzadores relevistas, y con esa combinación lograron aguantar las amenazas que los italianos presentaron a lo largo de todo el juego. Excepto para la última.

La parte medular del line up se fue de 10-0 (Brandon Laird y Adrián González ambos de 5-0), aunque el resto de bateadores aportó de alguna manera, destacando Esteban Quiroz con dos anotadas y dos producidas, Japhet Amador con tres timbradas y una empujada y Sebastián Elizalde con tres compañeros enviados al plato.

En cuanto al trabajo de los lanzadores, fue una noche en la que se había confirmado que es una de las fortalezas del conjunto tricolor. Yovani Gallardo se fue del juego con cuatro carreras admitidas en cuatro tandas, pero después, el bullpen se encargó de cerrar el negocio. Fuera del jonrón que le pegaron a Fernando Salas al abrir el quinto rollo, el resto dominó hasta la octava tanda. Hasta ese momento los números eran: cuatro entradas, tres hits, una carrera, una base y cuatro ponches.

Pero llegó la fatídica novena entrada, la peor pesadilla para México en los Clásicos Mundiales cuando su rival se llama Italia.

Ahora tanto mexicanos como italianos descansarán este viernes y volverán al diamante el sábado, los europeos para enfrentar a Venezuela, mientras que los mexicanos para verse las caras con los puertorriqueños.

Empezó temprano la fiesta

Un pitcheo afuera pero a buena altura a Esteban Quiroz se transformó en un jonrón de los tricolores al iniciar el juego. Italia también aprovechó un lanzamiento a buena altura de Yovani Gallardo, que John Andreoli lo transformó en el cuadrangular del 1-1. Eso sucedió en la primera tanda.

Después de que se colgaron dos ceros en la segunda tanda, la ofensiva mexicana respondió. En la tercera aprovecharon que un mal tiro del parador en corto puso en primera la del despegue y Esteban Quiroz produjo la segunda de la noche con doblete que se fue al fondo del parque por la raya de primera. México arriba 2-1 en la tercera.

Pero habría más. En la cuarta tanda salió el abridor Alessandro Maestri y Thiago Da Silva sufrió. Japhet Amador lo recibió con jonrón, Efrén Navarro le pegó sencillo, Luis Cruz fue golpeado y Sebastián Elizalde pegó un podridito detrás de short y así México tomó la ventaja de 4-1.

Era un gran respiro ante lo tenso que se estaba haciendo el juego. Pero poco duró el gusto. Yovani estaba tirando bien pero sus pitcheos empezaron a quedarse cómodos y pagó caro. Rob Segedin se voló la barda con un compañero a bordo y Chris Colabello también mandó a volar a Doña Blanca para que el juego estuviera 4-4.

Lluvia de carreras

Con la tensión en su más alto nivel, México tomó un buen respiro con tres anotaciones en el quinto rollo. Y llegaron con un tinte de suspenso.

Esteban Quiroz fue golpeado por Pat Venditte, el pitcher que lanza tanto de derecho como de zurdo. Alex Verdugo lo siguió con sencillo para darle pie al tercero y cuarto bats. Pero los bats de Adrián y Brandon Laird estuvieron apagados y se sumaron dos outs. Afortunadamente para México, los siguientes bateadores si estuvieron despiertos. Japhet Amador dio hit con el que se llenó la casa, Efrén Navarro negoció un pasaporte con un gran turno para mandar el 5-4 al plato y Luis Cruz provocó el corre-corre con doblete productor de dos. Tres muy buenas carreras se anotaron.

Italia amenazó con seguir con la fiesta porque llegó al relevo Fernando Salas, a quien le dieron la bienvenida con jonrón (Drew Butera), y luego le pegaron doblete. Pero se dio uno de los movimientos más importantes de parte del manager, Édgar González, quien sacó a Salas y mandó al centro del diamante a Vidal Nuño. El jugador de los Yanquis retiró a los tres bateadores, el último de ellos con ponche.

La pizarra era 7-5. Una buena ventaja pero no suficiente. Y la ofensiva pudo aprovechar los descuidos del pitcheo italiano y bateó oportuno. Con la casa llena y dos outs, Sebastián Elizalde pegó sencillo al izquierdo con el que Japhet Amador y Chris Roberson alargaron a cuatro la ventaja. 9-5. México estaba a nueve outs del triunfo.

Los relevos de Joakim Soria y Sergio Romo llevaron el duelo hasta la novena tanda, donde entraría Roberto Osuna. Y fue un final con drama luego de que le anotaron dos carreras con doblete de Alex Liddi, llenando la casa. Osuna se fue sin sacar out y llegó Oliver Pérez, quien tampoco pudo dominar a un italiano. En esta catástrofe, tres batazos pegaron en el guante de los defensivos mexicanos (Luis Cruz, Alex Verdugo y Luis Urías), quienes no pudieron quedarse con la esférica, y tras esas fallas llegaron las cinco anotaciones italianas.

Consigue tus boletos para el Clásico Mundial de Bésbol 2017