Esto no es casualidad

Los Acereros son el primer equipo en llegar a 20 triunfos, y apenas tienen siete derrotas; este arranque se debe al trabajo hecho fuera del diamante

Acereros
Acereros (Cortesía)

Ciudad de México

Lo que está pasando dentro del diamante no solo es consecuencia del desempeño de los peloteros, también es resultado de las horas de planeación que pasó el staff de coacheo desde la pretemporada, basados en lo que vivieron en 2015 y los nombres que formaban parte de su roster. Así es como los Acereros de Monclova llegaron a 20 victorias antes que nadie.

La Furia Azul es la novena más sólida en el inicio de la temporada, su marca de 20-7 (alcanzada tras vencer ayer a Monterrey), tener al mejor pitcheo de la liga y a una de las mejores ofensivas lo confirman.

"Toda esa experiencia obtenida el año pasado ayuda mucho a tener otro tipo de planeación"

Y lo que los tiene en la cima de la Liga Mexicana, confirmándolo como uno de los favoritos del Norte, salió del trabajo detrás de un escritorio. El mánager Homar Rojas encabezó la planeación de la campaña junto con su staff de coacheo. Ahí fijaron varios puntos, tomando en cuenta la experiencia de la campaña anterior, que resultó físicamente muy desgastante y tuvo sus consecuencias en la parte final, y quienes eran la base del club desde su cuerpo de abridores hasta sus jugadores de campo.

"Toda esa experiencia obtenida el año pasado ayuda mucho a ir previniendo para este año, a tener otro tipo de planeación", comentó Rojas. Y esa planeación estuvo enfocada en tapar los huecos que tenían en cuanto a nombres y en un punto que ha resultado la diferencia: saber cuántos triunfos buscan cada mes.

"Al haber llegado a la final y haber tenido un buen año acostumbras a la gente y las exigencias son más"

HOMAR ROJAS
Mánager de Acereros de Monclova


"Hacemos un análisis de cada mes apuntando el mínimo de juegos que debemos ganar para al fi nal tener un total que nos pondría entre los líderes de la Zona Norte", continuó el estratega, quien ahondó el resultado que llevan tras concluir el primer mes de la campaña.

"En abril cumplimos la meta de ganados desde el viernes 22, y con eso seguimos semana a semana haciendo cuentas. Esa parte es importante porque vamos cumpliendo objetivos a corto plazo. Ese tipo de análisis y trabajo nos ha ayudado bastante".

El objetivo de abril era celebrar 14 triunfos y concluyeron con 19, con lo que tienen cinco victorias de colchón que en caso de que tuvieran un mal mes más adelante no les afectaría a largo plazo. Ese trabajo de planeación mensual se arma de forma semanal, donde también se enfocan en las victorias que necesitan en los seis días de juego. Y cuando alcanzan la meta, se permiten tomar las cosas con calma para el resto de los choques, donde buscan ganar pero sin ser una obsesión, está permitido perder.

"Se los hacemos ver a los jugadores (que ya se logró el objetivo semanal y que puede tomar las cosas con más calma). Independientemente de los objetivos que cada uno de ellos tengan, el irles quitando un poco de presión en algunas series logra que estén más relajados y tengan mejores desempeños, y también, que se agoten menos", siguió Homar.

Y aunque al maratón todavía le quedan 86 juegos, el conjunto azul tiene la espinita clavada tras llegar a la Serie del Rey y perderla en cinco juegos. "Lo mismo pensamos nosotros, que al haber llegado a la final y haber tenido un buen año acostumbras a la gente a tener un conjunto ganador, y las exigencias son más. La oficina estuvo trabajando fuerte para conseguir gente que sirviera, que el equipo estuviera igual o mejor que el año pasado. Se hicieron movimientos importantes y se ha logrado conjuntarlos para tener un equipo con lo que se pueden ganar bastantes juegos", dijo.

Y fue más allá, "ahora tenemos un club con una rotación más sólida con brazos extras que nos pueden ayudar en caso de alguna lesión, igual nos pasa a la defensiva, donde tenemos gente que sería titular en otros equipos para entrar en caso de ser necesario".