Con buen sabor

Los Tigres de Quintana Roo cerraron su pretemporada con derrota de 7-4 ante los Rangers de Texas, y están listos para la defensa de su título en la Liga Mexicana.

Aspecto del duelo Tigres-Rangers en Arlington.
Aspecto del duelo Tigres-Rangers en Arlington. (LMB)

Arlington, Estados Unidos

No cerraron su pretemporada ganando, pero el sabor de boca que se llevan a México no es nada desagradable. Aunque por tercer año consecutivo los Rangers de Texas se llevaron el triunfo frente al equipo de Liga Mexicana que los visita, la pizarra este año fue muy distinta a las dos ocasiones anteriores: 7-4 ante los Tigres de Quintana Roo.

El equipo campeón de la Liga Mexicana de Beisbol mostró estar en buena forma al concluir su pretemporada, con buen pitcheo y una ofensiva que aprovechó los descuidos que tuvieron los lanzadores texanos, y así, los Tigres dejarán territorio estadunidense para regresar a México a defender su corona.

“Este juego fue una recompensa de la pretemporada que hicimos. Viajamos mucho y tuvimos varios encuentros de preparación y acabar así, con este juego es muy motivante para empezar a defender el título”, explicó el receptor Íker Franco.

“Muchas veces la adrenalina te gana al estar en un juego así, pero demostramos que estamos cerca de nuestro máximo nivel y nos vamos con una satisfacción de ver que el esfuerzo que hemos hecho nos mantiene muy fuertes”.

En 2012 y 2013 los Diablos Rojos del México fueron los que habían jugado con los Rangers, pero salieron maltrechos de los encuentros, al caer 12-4 y 14-1, pero ayer la novena ligamayorista encontró a unos felinos bien compactados y en ritmo tras 14 encuentros de pretemporada.

La primera entrada fue para los refuerzos de cada equipo. Los Tigres fueron los encargados de abrir la pizarra con su nuevo jardinero central, Jerry Owens, quien timbró el plato con rola de Sergio Contreras.

Pero el 1-0 cambió en la baja del primer rollo cuando Texas vio a su slugger Prince Fielder estrenarse en casa con panorámico cuadrangular de 424 pies. 2-1 para los Rangers.

En la segunda, el marcador se amplió a 6-1 y se vislumbraba una noche de pesadilla para los Tigres, aunque sus brazos se encargaron de que no fuera así, ya que no permitieron anotación del tercer al séptimo rollo.

En contraparte, los mexicanos encontraron el plato una vez en el cuarto capítulo, con jonrón de Jorque Chato Vázquez (quien se fue de de 3-1, con una anotada y una empujada) y dos en el quinto inning, cuando incluso tuvo casa llena sin out.

“Fue un turno como cualquier otro, nada diferente al resto, excepto porque el pitcher se equivocó y me dejó una recta por el centro que aproveché”, dijo Vázquez, cuyo estacazo fue de 406 pies.

“Ojalá esto nos sirva para empezar el año en el nivel más alto, y que sea un buen arranque, donde tenemos que enfocarnos a ir juego por juego”, agregó.

Aunque Vázquez mostró poder ayer, Jerry Owens fue el mejor bat felino con dos indiscutibles (doble y sencillo), con dos producidas y una anotación.

miguel.boada@milenio.com

twitter@mikeboada