Y la bola se va, se va y...

El Fray Nano es el parque que más jonrones registra esta campaña, con 71; cuatro estadios de la Zona Sur son los menos bombardeados

Estadio Fray Nano, durante el juego de la temporada 2016
Estadio Fray Nano, durante el juego de la temporada 2016 (Imago7)

Ciudad de México

La bola se va, se va y se fue... 71 veces se ha escuchado esta frase en el parque Fray Nano en la actual temporada, con lo que se confirma la idea de que en la Ciudad de México los pitchers tienen pesadillas. Y lo contrario sucede con Veracruz, Yucatán, Tabasco y Ciudad del Carmen, los estadios donde a la pelota no le gusta ser enviada detrás de las bardas de los jardines. En cada ciudad y en cada parque de pelota de la Liga Mexicana se batea y lanza diferente. En ciertos inmuebles la esférica vuela libremente, sin limitaciones, sin obstáculos y en otros con trabajos y puede levantar el vuelo.

*Descarga aquí la estadística completa*

Estas desigualdades provocan que exista una diferencia abismal de 50 jonrones entre el estadio donde más cuadrangulares se han pegado (Fray Nano) y los dos donde menos (Tabasco y Ciudad del Carmen). No extraña que las ciudades de México, Puebla, Aguascalientes y Oaxaca sean los sitios donde más juegos pirotécnicos se han visto hasta ahora, pero entre ellos aparece el estadio Nelson Barrera, de Campeche, sitio en el que, en teoría, no debería haber tantos jonrones por estar al nivel del mar y tener un clima cálido y húmedo que evita que la pelota vuele tanto.