Vinicio Castilla - Adrián González: el bat los une

Uno a uno. Los jonroneros Vinicio Castilla y Adrián González, hoy en el reto de comparar 

Castilla y González, cara a cara
Castilla y González, cara a cara (La Afición )

Ciudad de México

El espectacular arranque de temporada que ha tenido Adrián González con los Dodgers de Los Ángeles, lo pone en línea de convertirse muy pronto en el bateador mexicano con mejores números en el beisbol de las Grandes Ligas. Compararlo, más allá de los números, con Vinicio Castilla, el pelotero al que seguramente superará, resulta un ejercicio interesante y complejo.

UNO MÁS FAMOSO, EL OTRO DISCRETO

Son accesibles a la gente y a los medios, aunque no se compara la demanda que tiene Adrián en este aspecto a la que vivió Vinicio. Juega con los Dodgers, antes con los Medias Rojas... El gran público en los Estados Unidos lo ubica como una superestrella. Aún así es muy accesible para entrevistas, aunque se siente mucho más cómodo cuando se da cuenta que su interlocutor sabe de beisbol. El problema es cuando esto tiene que ver con la gente de Relaciones Públicas de su equipo.

ELEGANCIA Y PODER... FUERZA Y REACCIÓN

Destaca en este apartado la capacidad del zurdo Adrián para batear a la banda contraria, la mayoría de sus cuadrangulares son a esa zona. Tiene un gran control sobre el bat y un gran dominio del plato. Tiene mucho poder, pero también pega sencillos y dobles a todas las zonas del campo. Tiene un swing más estético. Vinicio, de perfil derecho, por su parte se define por el poder y la fuerza que en su momento exhibió. El oaxaqueño se destacó también porque atacaba con mucha rapidez la pelota, con una mecánica muy pulida que destacaba sobre los demás. Adrián aplica muy bien, y de la misma forma lo hizo Vinicio, toda la gama de estadísticas y videos, y demás tecnología puesta al servicio del estudio de los pitchers que le lanzan y lanzaban.


UN ORIGEN DISTINTO, PERO ESFORZADO

Se puede decir que a Vinicio le costó más trabajo llegar al éxito y a las Grandes Ligas. Empezó con los Saraperos de Saltillo, jugando tres temporadas con ellos, y cuando lo requirieron en Estados Unidos fue apenas ganando el doble, con los Bravos de Atlanta. El caso de Adrián fue un poco distinto. Nace en Estados Unidos, la familia se traslada a Tijuana y luego regresan cuando él va a ingresar a la preparatoria. Fue marcado por los buscadores de talento para ser reclutado en el Draft y eso abre las puertas de forma diferente. Lo reclutan los Marlines, tiene una lesión en la muñeca y eso lo marca. Lo cambian a los Rangers de Texas, se sobrepone a este golpe y luego va a San Diego, donde empieza a destacar.

RESPONSABLES Y AHORRATIVOS

Son dos hombres muy responsables y organizados con el dinero que ganan y ganaron... Vinicio pidió que los Rockies le difirieran algunos de sus pagos para que cuando se retirara siguiera recibiendo dinero. Aún ahora sigue trabajando para esta organización. No es público, sin embargo, en qué han invertido su dinero, aunque ha trascendido que Adrián tiene con algunos socios, entre ellos uno de sus hermanos, una especie de academia atlética o de fitness.

UNO LUCE, EL OTRO CUMPLE

Adrián es garantía en la primera base. Goza de un gran reconocimiento a la hora de participar en la defensa. Ha ganado Guantes de Oro por sus buenas hechuras para sacar outs. Vinicio, como tercera base, era garantía también, pero no se le recuerda por grandes atrapadas o lances, típicos de los jugadores que ocupan esa posición

UNO SERIO, EL OTRO ALEGRE

Los dos son muy profesionales, pero Adrián es un poco más serio y reservado, aunque se identifica muy bien con sus compañeros. Es un líder al que siguen los otros peloteros y muchos aficionados... Vinicio en cambio era un poco más juguetón, más alegre y simpático, hasta un poquito más relajiento. Con un carisma enorme, eso sí.

UNO ESPIRITUAL, EL OTRO FAMILIAR

Vinicio está casado con Samantha, tiene tres hijos. Ella está con él desde que jugaba con los Bravos de Atlanta; Adrián es muy religioso, muy enfocado en la fe. No quiere tanto que se le recuerde como un gran beisbolista, sino como una persona que hizo el bien. En su bat tiene grabados referencias numéricas a versículos de la Biblia.

Agradecimiento especial a Enrique Burak y Miguel Boada por la información y el análisis proporcionado.

*Click para consultar la versión impresa en La Afición de Milenio Diario*