Yucatán: Que sus cañones despierten

Leones llegó a Puebla con la misión de que su ofensiva se recupere para poder seguir con su meta de alcanzar la Serie del Rey tras ser el mejor equipo LMB

Jesús Valdez
Jesús Valdez (Cortesía)

Ciudad de México

La ventaja de local existe cuando sabes sacar provecho de todos los aspectos del juego, pero cuando la ofensiva deja de funcionar, te metes en serios problemas. El equipo que terminó con la mejor marca de la LMB sabe cuáles son las consecuencias de no batear: perder los dos juegos en casa en la Serie de Campeonato y ponerse casi sin margen de error para el resto de la confrontación.

Los bats de los Leones fueron totalmente borrados por los dos abridores de los Pericos y por los cinco lanzadores relevistas a los que han enfrentado, apenas pudieron anotar una ocasión en 22 entradas (el primer choque fue de 13 capítulos) y solo han conectado 11 imparables.

"Empezamos mal porque nos pusimos abajo en la serie, no pudimos tomar ventaja de los juegos en casa que sí nos dolió pero confiamos en que vamos a poder levantarnos para poder pelear por el pase a la Serie del Rey. Estamos tranquilos, todavía no hemos perdido nada y tenemos confianza en todos, en lo que podemos hacer en el bateo y en el pitcheo para recuperarnos", explicó Luis Alfonso García, bateador designado de los melenudos.

Si la carencia de batazos oportunos no fuera suficiente, el line up de los Leones se ha ponchado 18 veces, lo que refleja una actitud distinta a la común al pararse en la caja de bateo, una que les está haciendo mucho daño.

"Hemos estado muy ansiosos y desesperados a la hora de batear. Los dos abridores (Jonathan Castellanos y Yoanner Negrín) hicieron un buen trabajo pero nosotros no hemos respondido como se debe a la ofensiva, no hemos apoyado, y ahí se nos han ido los juegos", dijo García.

El club yucateco anotó por única ocasión en la serie en la segunda tanda del primer juego después de eso ha sido secado por completo y viajó a Puebla cargando 20 ceros consecutivos en la pizarra.

Si se le cuenta el del primer inning de ayer, son 21 entradas en las que no han logrado llegar al plato. Evidentemente no ha habido bateo oportuno, pero no han colocado a ningún corredor en la tercera base y cuando han intentado armar algún rally, solitos han terminado con sus ataques al batear cuatro veces para doble play.

"El beisbol es de ajustes y hemos tratado de hacerlos en el line up para ver si la ofensiva despierta para ajustarnos más al pitcheo. Debemos de tomar más turnos de calidad, eso nos ayudará mucho a que las cosas funcionen hacia nuestro lado", continuó Luis Alfonso, quien ha sido dominado por completo al solo tener un imparable en ocho turnos al bat, con una base por bolas.

El conjunto así viajó a Puebla, lugar en el que ganó dos de los tres choques de la temporada regular frente a los Pericos, y teniendo la urgencia de ganar al menos dos de los tres juegos programados para poder forzar un regreso a casa.

"Mentalmente sabemos lo que tenemos que hacer, lo hemos hecho bien durante la temporada, tuvimos un récord histórico para la organización y eso demuestra lo que podemos hacer. Tenemos que ir juego por juego, no adelantarnos ni desesperarnos. Venimos a un parque bueno para batear, eso lo sabemos", explicó.

"Estamos relajados y con confianza. Sabemos que vamos a despertar porque tenemos con qué hacerlo. El equipo se vio más agresivo en los dos choques finales que tuvimos en Campeche y debemos de recuperar ese andar. Debemos de estar más concentrados en todo momento, en cada jugada para evitar que esto se nos vaya de las manos". En los ocho encuentros el conjunto yucateco batea para un .224, el segundo más bajo de los que calificaron a postemporada, con 29 anotadas.