Broncos de Reynosa: Sin mucho que esperar

El conjunto de Reynosa vuelve a ser un equipo con poco potencial para aspirar a pelear algo; el sótano parece su destino

Broncos de Reynosa
Broncos de Reynosa (Mexsport)

Ciudad de México

Broncos de Reynosa fue el peor equipo de la Zona Norte al solo celebrar 42 triunfos, quedándose a 28 juegos de distancia del primer sitio, los campeones Diablos Rojos de México. La crisis por la que pasa la novena se mantendrá esta temporada, a pesar de que el club haya buscado reforzar varias de las áreas en las que padeció, ya que no cuenta con la profundidad para alcanzar algo grande.

Travis Denker y Cole Garner arriban al club tras aportar a la ofensiva en la American Association y en la Atlantic League, respectivamente; actuaciones que esperan ayuden a complementar el trabajo que Frank Díaz puede hacer, luego de que fue el líder en ataque.

19 – 30 MARCA registró en juegos que se definieron por tres carreras o más; fue el equipo que más reveses sufrió con esa diferencia.

Esta escuadra necesita urgentemente que Denker o Garner lleguen con dinamita en sus bats, ya que el line up de los Broncos mostró un desequilibrio muy grande.

Mientras Díaz concluyó con 23 jonrones y 101 carreras producidas la temporada anterior, el segundo mejor bat del conjunto de Reynosa en esas mismas estadísticas fue Rodolfo Amador, quien acabó apenas con ocho vuelacercas y 63 empujadas. Esa falta de líderes a la ofensiva acaba con cualquier aspiración, y eso le sucedió a esta escuadra para terminar en el último lugar.


Después de un irregular arranque de 24-25 tras dos meses de temporada llegó la debacle: en junio su marca fue de 7-17. De ese slump ya no salieron y, junto con las lesiones y la notable falta de fortaleza, acabaron con cualquier esperanza de hacer algo cuando en los últimos 53 encuentros su marca fue de 18-35.

El pitcheo de los Broncos concluyó con un 5.16 de PCL (número 12 en el circuito) luego de que solo Joel Vargas y Sergio Lizárraga pudieron ganar más de seis duelos.

"Lo importante es ir viendo nuestro pitcheo en lo que resta de la pretemporada. Los muchachos se han visto bien, el bateo será muy reforzado con la presencia de los extranjeros, así que por ahora la prioridad es que los lanzadores luzcan", señaló Alfredo Félix, coach de banca del equipo.

El mánager Jesús Sommers tiene una misión muy complicada este 2015, donde para acrecentar los problemas que arrastra el club, jugará la mitad de la temporada como local en Reynosa y la otra mitad en Nuevo Laredo.