ENTREVISTA | POR LUIS SALCEDO CASSIO

Mario Mendoza Mánager de Vaqueros Laguna

Vaqueros Laguna ha calificado a los playoffs en los últimos dos años, pero se ha quedado con el camino por jugar con irregularidad y trabajará para evitar que se repita este 2016.


Cambiar la tendencia de altibajos

Torreón, Coahuila

Aunque con altas y bajas, los Vaqueros Laguna han encontrado la forma de meterse a los playoffs en los dos últimos años, pero no han dejado huella. Eso es algo que vienen arrastrando.

En las últimas cinco campañas sólo una vez han terminado con marca positiva y han tenido uno de los peores PCL, pero han llegado con vida a la parte final del calendario.

Ahí es donde quieren que su desempeño sea distinto. El mánager de la novena naranja, Mario Mendoza, considera que con el trabajo que han hecho desde la temporada anterior se percibe un mejor futuro para 2016.

El manejador es el encargado de llevar las riendas de unos Vaqueros que cuentan con nueva administración en la persona del gerente general David Cortés, así como nuevos socios, los hermanos Juan José y Érick Arellano, quienes quieren llevar a este equipo a ser protagonista.

"La mejor publicidad, la que lleva a la gente al estadio es la de ganar, no hay mejor promoción que esa, la de ganar y brindarles un mejor espectáculo".

Para tal efecto, el equipo se ha estado reforzando, teniendo una mezcla entre juventud y jugadores de experiencia.

Entre los refuerzos de renombre se puede mencionar a Freddie Guzmán, dos veces campeón de bases robadas de la LMB, procedente de Delfines del Carmen, así como el lanzador Omar Espinoza.

Además llegó el infielder Robbie Estrada, elemento que puede jugar en el campo corto o la tercera base.

La meta es clara, ser un equipo protagonista para conquistar un campeonato que hace más de 60 años no se consigue.

El último que celebró la afición de Torreón fue en 1950 con Memo Garibay como joven mánager y los Algodoneros de Unión Laguna capturaron el campeonato de la Liga Mexicana tras derrotar en seis fragorosos partidos a los Charros de Jalisco en la Serie Final.

¿Tener muchos jugadores de calidad hace que las decisiones que se tomen sean más complicadas?

Es un problema agradable. Al momento de tomar decisiones va a ser muy difícil ver quiénes se van a quedar.

Sólo tenemos cupo para 30, es complicado porque hay bastante material bueno, muchos jugadores de gran calidad y para hacer el roster final, la tendremos difícil.

En los juegos de pretemporada nos daremos cuenta con quienes nos vamos a quedar, nos vamos a quedar con lo mejor y aquellos que se estén en la lista de espera irán a la sucursal para que se mantengan en forma en caso de tener que hacer un movimiento repentino por alguna lesión.

Hay cambios administrativos para Vaqueros, ¿cómo lo ve desde su posición?

En lo económico, el club no va a fallar.

Estos muchachos que son nuevos socios, los hermanos Arellano, poseen a Leones de Yucatán y aquí a Vaqueros le van a inyectar mucho entusiasmo y recursos, para que se le dé un mejor espectáculo a la afición, que se tenga un equipo competitivo y ganador.

Y es que la mejor publicidad, la que lleva a la gente al estadio es la de ganar, no hay mejor promoción que esa, la de ganar y brindarles un mejor espectáculo.

¿Sigue siendo el pitcheo el punto flaco?

Trabajamos para que ya no lo sea. Se trajo a jugadores de experiencia, que son quienes vienen a profundizar ese departamento que ha sido débil en los últimos años.

El nuevo gerente general, David Cortés se ha abocado en mejorar al equipo en todos los aspectos, el pitcheo es un sector donde nos reforzamos fuerte. Estamos viendo quienes se quedarán para hacernos fuertes.

¿Sabe que esta plaza tiene más de 60 años sin un campeonato?

Recientemente me enteré de ese detalle. Los nuevos socios y la directiva son muy entusiastas y no van a escatimar en tratar de mejorar en todos los aspectos al equipo, para eso lo primordial es ganar.

"El nuevo gerente general, David Cortés se ha abocado en mejorar al equipo en todos los aspectos, el pitcheo es un sector donde nos reforzamos fuerte".

Son unos empresarios muy exitosos a pesar de su corta edad, en ellos no va a quedar de que el equipo no camine y la firme intención es la de ganar un campeonato.

¿Qué diferencia existe entre el equipo que agarraste de emergente al de ahora?

Mucha. Cuando llegué encontré a un equipo desanimado, había divisiones en el grupo y lo que hice fue platicar con ellos, reagruparlos, reunirlos nuevamente y lo hicieron muy bien.

A partir de ahí jugaron con mucho ánimo, se dieron buenos resultados y nos quedamos en la orilla de playoffs, perdiendo el comodín contra Tijuana.

Se tenían a jugadores lesionados y no se pudo reemplazarlos y ahí se debilitó un poco el equipo, lo cual provocó que nos faltara un poco, pero hoy tenemos un equipo muy completo y tengo entusiasmo y fe.

Vamos a buscar tener un buen inicio para después seguir con esa consistencia toda la temporada.

Con los elementos que tienen, ¿Vaqueros será un equipo a vencer este 2016?

Claro que sí, con el material humano con el que contamos en el terreno de juego, va a ser un equipo complicado para aquellos conjuntos considerados como favoritos.

Todos van a pensar en Vaqueros Laguna como un equipo nuevo, con grandes jugadores al cual será difícil ganarle. Que piensen en Vaqueros Laguna desde ahorita, porque están viendo cómo nos estamos armando.