Experiencia la receptoría

Said Gutiérrez, cátcher de Vaqueros Laguna llegó esta temporada a aportar su experiencia y buen juego. Una mentalidad ganadora y de nunca darse por vencido es la que aporta al equipo.

Saíd Gutiérrez.
Saíd Gutiérrez. (Alejandro Alvarez)

Torreón, Coahuila

Una mentalidad ganadora, amor por los colores y una entrega en cada juego, definen a Said Gutiérrez, cátcher de Vaqueros Laguna que llegó esta temporada a aportar su experiencia y buen juego.

Saíd de inmediato le tomó aprecio a la ciudad, su afición y a su equipo, a tal grado que quiere despedirse del beisbol vistiendo la casaca naranja.

“Vine pensando en qué puedo ayudar al equipo a ganar, esa es una mentalidad positiva, me la enseñaron muy temprano enmi carrera y eso ha sido todos los días de mi vida”.

Hace tiempo que el equipo buscaba a un cátcher confiable. Con 34 años de edad, Saíd firmó su primer contrato a los 14 años, de ahí en adelante supo que se dedicaría a esto, a vivir de los batazos, un deporte que para él, lo es todo, pues el Rey de los Deportes lo marcó para siempre.

¿Qué le puede aportar Said a Vaqueros?
Lo que puedo aportar a este equipo, creo que se ha visto, ya van bastantes fechas y ya es un momento donde el público puede tener una etiqueta de un jugador.

Yo me considero un jugador defensivo como prioridad, pero como bateador, no creo ser malo, puedo tener average, producir carreras, de vez en cuando un cuadrangular, eso es lo que se puede esperar de mí, pero creo que lo más importante es ver un jugado entregado, que todos los días sale, no a dar el máximo, yo salgo a ganar.

¿Cómo transmites esa mentalidad al vestidor?
Es importante, a veces es difícil, yo de más joven buscaba a un jugador y buscaba en él todo lo que pudiera sacar de positivo, el chiste es recopilar lo bueno de todos los jugadores y llegas a tener tu estilo, así crecemos muchos peloteros en esta profesión.

Hoy en día los muchachos tienen su forma de ser y no se puede cambiar, muchas veces el comunicarte con los jóvenes es difícil, pero no puede uno quitar el dedo del renglón uno tiene que recordar que también fue joven y fuimos difíciles y pues ahora me toca tratar de transmitir lo bueno a las nuevas generaciones.

¿Cómo vives el beisbol?
Me ha dado tristezas, pero también muchísimas alegrías, entonces en el balance total yo digo que soy un pelotero que ha disfrutado mucho de este trabajo, la vida me ha tratado muy bien.

"Yo me considero un jugador defensivo como prioridad, pero como bateador, no creo ser malo, puedo tener average, producir carreras".

Claro que nada ha sido fácil, nadie me ha regalado nada, todo me ha costado, me dio lo que tengo en día, una estabilidad familiar, económica y son cosas que me ha dado el beisbol, así conocí además a una gran esposa y a unos extraordinarios hijos.

¿Una mentalidad ganadora como la tuya, cómo ayuda a que el equipo llegue a play offs?
Todos los días a donde llego, espero que le gente entienda el mensaje, yo no vengo de tan lejos a perder, especialmente que estás acostumbrado a tu hogar, tus raíces, sales de ahí y es un sacrificio dejar a la familia, a tus padres, tienes que hacer valer ese sacrificio.

¿Cada juego lo vives intensamente?
La diferencia está en el que quiere, el que quiere ganar, que tiene espíritu combativo, el corazón y amor a la camiseta, todo eso influye y eso se tiene que transmitir con el ejemplo.

El día que yo no juegué al cien por ciento quisiera ser criticado, pero eso no sucederá, siempre voy a dar todo, puedo fallar porque soy humano, pero el coraje, la ambición y la garra, eso nunca lo voy a perder, fui criado así, no le doy oportunidad a nadie de decir que soy flojo o que no tengo ganas de jugar, esas son cosas que no se hicieron para mí.

¿Cuántos años como profesional?
El recuento es largo, yo firmé mi contrato a los 14 años, a los 16 fui a la Academia, debuté a los 17 y después fui a sucursales a Estados Unidos y en 2002 llegue a México a los Leones y ahí estuve hasta el año pasado y ahora soy Vaquero.

Definitivamente es el equipo donde quiero estar el resto de mi carrera, no sé cuántos años Dios me dé para jugar, pero el tiempo que me dé, quiero hacerlo con Vaqueros Laguna.

¿Un mensaje a la afición?
La verdad es que yo aprecio mucho lo que hace la gente al venir y pagar un boleto, sabemos la situación que como país enfrentamos y esa gente viene y apoya, qué bueno que lo hace.