El año de la revancha

El experimentado pelotero de Vaqueros Laguna, Francisco "Chipper" Méndez, llegó a Vaqueros Laguna en 2013. Aún conserva poder en sus canillas y espera aportar mucho para llegar lejos con el equipo.

Torreón, Coahuila

Son ya 19 años como profesional de Francisco "Chipper" Méndez, experimentado pelotero que llegó a Vaqueros Laguna en 2013. Aún conserva poder en sus canillas y espera aportar lo propio para llegar lejos con la novena naranja.

El "Chipper" llegó la temporada anterior, lamentablemente las lesiones no lo dejaron explotar ese buen beisbol que ha desarrollado en escuadras como Sultanes, Tecolotes de los dos Laredos, Reynosa, Chihuahua, Aguascalientes y Veracruz.

Este 2014 es de revancha en lo personal para el "Chipper" quien ya ha despertado y se ha significado a la ofensiva con el cuadro lagunero.

Para Méndez, la familia está primero que el beisbol, profesión que sin embargo, le ha dado todo y con la cual se siente sumamente agradecido.

¿Cómo vives el beisbol?

"Nosotros no hemos respondido como se debe, nuestra ofensiva, no hemos bateado y hemos batallado para sacar carreras".


Yo gracias a Dios, la misma experiencia de los años me ha enseñado a disfrutarlo, a relajarme más sobre todo en los momentos que no salen bien las cosas, a no olvidar que esto es un juego, a pesar que es un trabajo, que de aquí comemos, pero a final de cuentas es un juego y hay que disfrutarlo, ese aspecto es bastante importante, como todo trabajo, si no lo disfrutas las cosas no salen bien.

¿Qué lecciones de vida te ha dado el beisbol?
Muchas, me ha ayudado como persona, a ser un buen compañero, me ha llevado a lugar que yo jamás hubiera imaginado visitar, conocer gente, me ha ayudado mucho a apreciar a la familia, pues la mayoría de nosotros casi siempre estamos lejos de casa, de donde uno nació y se crió, en ese aspecto lo valoro mucho y le doy gracias a Dios por eso.

¿Qué rol juega la familia en la vida del pelotero?
Es lo más importante, pienso que no hay cosa más importante, a mí en lo personal es lo número uno, después viene el trabajo, es muy importante y a la vez difícil por el tipo de trabajo que tenemos nosotros, que siempre nos la pasamos fuera del hogar.

¿Se le ganaron las úlimas dos series y hace pensar que el equipo está para cosas importantes, qué opinión te merece?
Nosotros no hemos respondido como se debe, nuestra ofensiva, no hemos bateado y hemos batallado para sacar carreras, se hicieron bien las cosas ante Diablos y Toros, me imagino a nosotros, pero sobre todo a la gente se dio cuenta que sí se puede lograr el objetivo y simplemente no bajar la guardia, seguir juego por juego y esperando en Dios que las cosas salgan bien.

¿Será este 2014 el año de Vaqueros?
Yo pienso que el pitcheo ha estado respondiendo, el trabajo de nosotros como ofensiva es responder y respaldar, estar consistentes lo que resta de la temporada.

Tiene que ser este el año de Vaqueros y si Dios quiere estaremos peleando en la postemporada.

¿Es esta temporada de revancha para ti?
Sí, lamentablemente el año pasado no pude hacer lo que sé hacer, tuve lesiones, estuve muy mal de mi codo, al final no pudimos seguir, vino la cirugía, este 2014 ya con salud las cosas han salido muy bien, vamos a estar bien y en lo personal, seguiré ayudando al equipo en todo lo que pueda.

¿No pueden dormirse, los jóvenes vienen empujando fuerte?
Vienen todos ellos, uno siempre debe estar listo, no descuidar el trabajo de uno y a ellos ayudarlos lo más que se pueda, los jóvenes se recargan mucho en uno y debemos ser el soporte de ellos, darles el buen ejemplo, en los momentos malos, nosotros los de experiencia sacar la casta, la cabeza por ellos, que la presión no caiga en ellos, pero al mismo tiempo tienen que madurar rápido, pues en éste equipo no hay mucho margen de error.

¿Mensaje a la afición?
Que sigan viniendo a apoyar, a divertirse, a veces las cosas no salen, otras sí, pero deben creer una cosa, que nosotros salimos cada juego a dar el cien por ciento, para que las cosas salgan bien.

Este año el equipo no ha estado completo, lesiones y demás, ojalá y Dios quiera podamos terminar al cien, bien embalados y que siga viniendo la afición a apoyarnos en familia como lo han hecho hasta ahora.