Un pelotero constante

Christian Quintero es sinónimo de experiencia, es un gran tocador de bola que suele dar ese batazo oportuno y ahora en Vaqueros Laguna espera contribuir con una buena temporada.

Torreón, Coahuila

Constancia y experiencia al ataque. Christian Quintero, mejor conocido en el equipo como el “Chivero”, un pelotero de 38 años de edad y con 19 de profesional en la Liga Mexicana de Beisbol, llegó a aportar lo que sabe a Vaqueros.

Es un tocador de bola constante que suele dar ese batazo oportuno.

Sencillo y callado, pero muy amable en su hablar, el outfilder ahora enrolado en la casaca naranja, quiere aportar su granito de arena para cambiar la percepción que tiene la gente del equipo.

"Es un hábito malo el perder, ahora debemos hacer el hábito de ganar y que sea un hábito constante”.

Quiere que lo vean como un equipo aguerrido que va a pelear con todo en busca de la calificación a los play offs en la Liga Mexicana de Beisbol.

¿Se atraviesa por una mala racha, pero cómo salir de ahí?
Aquí siempre se había batallado con el pitcheo, ahora se ha estado batallando, está apagadón, pero eso no quiere decir que el equipo esté mal o no vaya a batear, son bachecitos y espero en Dios pongamos todos de nuestra parte y cambien las cosas.

Esta con Vaqueros es mi temporada 19, cuatro años con Yucatán, estuve dos más con Diablos, 12 con Oaxaca y aquí con Laguna, de todos guardo grandes recuerdos y momentos muy memorables.

¿A qué te comprometes, qué vas a entregar a Vaqueros?
Vengo comprometido a darlo todo en el terreno de juego y lo principal cambiar esa mentalidad, de la gente, de la prensa, de todo mundo.

No hay play offs y nosotros venimos con esa mentalidad de estar en la fiesta grande, gracias a Dios me han tocado bastantes momentos en postemporada y la verdad no me gustaría estar en un equipo donde no se tiene ese objetivo.

Aquí todos estamos enfocados en calificar y a darle esa satisfacción a la gente, que lo necesita.

¿Pareciera que la gente ya se acostumbró, cómo quitarle la precepción negativa?
Eso se ha ganado el mismo club y los jugadores que han estado aquí, si la gente piensa así es porque lo tienen muy marcado, que se pierde y hay comentarios como “que novedad”.

Pero eso tiene que cambiar, en la vida hay procesos, en Vaqueros también, hay muchos jóvenes y nosotros de experiencia que trabajamos para cambiar esa precepción de la gente.

"El beisbol es como la vida, a veces das todo y no se dan las cosas y otras, te da a manos llenas... El beisbol a mí me ha dado todo”.

Es un hábito malo el perder, ahora debemos hacer el hábito de ganar y que sea un hábito constante.

¿Jóvenes y veteranos, qué puede salir de esta combinación?
Tenemos varios peloteros en el equipo con bastante experiencia, los jóvenes que vienen empujando fuerte, deben aprender de nosotros, cambiar la mentalidad y ponerse las pilas, a nosotros nos corresponde ayudarlos, guiarlos y darles los mejores tips.

Estamos para que ellos agarren lo bueno de cada uno de los veteranos del equipo y les ayude a ser mejores peloteros y personas.

¿Se espera mucho de cada refuerzo, cómo corresponderle a la afición?
Ellos se merecen todo mi respeto, son gente que viene, apoya y paga un boleto, el respeto está para ellos, la directiva y los compañeros, el cuerpo técnico.

A esos que vienen y pagan el boleto, se les debe de respetar dándolo todo en el campo.

¿Cómo vive el pelotero lejos del hogar?
Uno viene de muy lejos, dejas a tus hijos, vienes a jugar fuera, la gente también debe estar consciente, uno quiere dar lo mejor a su familia y por eso mismo, hace todo por estar bien en el equipo.

El beisbol es como la vida, a veces das todo y no se dan las cosas y otras, te da a manos llenas.

¿Qué le ha dado el beisbol a Christian Quintero?
Me ha dado todo, no tengo queja de nada, muy agradecido con todo lo que me ha dado, tengo muchos amigos y a mi familia por el beisbol, así que me toca a mí aportarle a este bello deporte.

¿Un mensaje personal a la afición?
Agradecerles el poco tiempo que he estado en Vaqueros, espero les guste mi forma de jugar, siempre voy a dar el cien por ciento por respeto a ellos y ellas, que vengan a apoyarnos.