Última llamada para Charros de Jalisco

El equipo jalisciense se mete al Teodoro Mariscal para medirse a Venados de Mazatlán, aún con la posibilidad de clasificarse a la postemporada de la LMP en su última serie de temporada regular

Luego de una temporada para el olvido, Charros de Jalisco, quien mantiene mínimas posibilidades de acceder a los playoffs de la Liga Mexicana del Pacífico
Luego de una temporada para el olvido, Charros de Jalisco, quien mantiene mínimas posibilidades de acceder a los playoffs de la Liga Mexicana del Pacífico (Cortesía)

Guadalajara

En la cuerda floja. Luego de una temporada para el olvido, Charros de Jalisco, quien mantiene mínimas posibilidades de acceder a los playoffs de la Liga Mexicana del Pacífico, visitará mañana domingo a los Venados de Mazatlán en el Estadio Teodoro Mariscal con el deber de librar su última lucha para apoderarse de un lugar en la postemporada de la LMP.

Y como un viaje del cielo al piso, la novena zapopana podría terminar con lo que fue una campaña desastrosa a todas luces: lesiones, bajas de juego, destituciones, partidas, etc; las situaciones le hicieron una mala jugada a los albiazules.

Las tempranas ausencias de Gabriel Gutiérrez, Eduardo Arredondo, Leo Heras, jugadores que conformaron la columna vertebral del equipo en la temporada 2014-2015 junto a José Manuel Rodríguez, tuvieron que abandonar la plantilla a tempranas fechas, situación que los juveniles peloteros de Jalisco no lograron cubrir del todo.

Desde los altos mandos de Charros consiguieron traer consigo un par de refuerzos, incluido un nuevo mánager para las últimas tres series de los zapopanos, sin embargo, el recambio no fue tan positivo como se planeaba.

Juan Navarrete abandonó el barco de Armando Navarro y en su lugar ingresó Homar Rojas, pero el limitado tiempo de maniobra para el mánager de los Acereros de Monclova en la liga de verano ha sido insuficiente para dar un fuerte impulso al equipo jalisciense.

Mañana, en punto de 18:00 horas, iniciará el primer juego de la última serie de temporada regular para Charros de Jalisco, quienes al finalizar la tripleta de duelos definirán si planearán su accionar en playoffs o tendrán nueve meses para reestructurar su organización para volver a la senda ganadora de la Liga Mexicana del Pacífico