Tijuana es de LMB

Después de estar ausente por cinco años, la Liga Mexicana volvió a jugarse en la ciudad fronteriza con un equipo local, teniendo las tribunas llenas.

Wilkin Castillo y Miguel Torrero, felicitados al anotar en la primera tanda.
Wilkin Castillo y Miguel Torrero, felicitados al anotar en la primera tanda. (Cortesía Toros de Tijuana)

Ciudad de México

Con una recta de strike al centro del plato que el primer bat del Águila de Veracruz, José Guadalupe Chávez dejó pasar, así, Walter Silva fue el primer jugador de los Toros que puso a Tijuana otra vez como sede de la Liga Mexicana de Beisbol, pero ahora sí, con un equipo local dentro del diamante.

Tras cinco años, nueve meses y 10 días de ausencia, que fueron 2 mil 108 días en total, esta ciudad fronteriza tiene de nuevo un equipo de LMB, aunque arrancó como se despidió en 2008, con una derrota.

El 23 de junio de ese año, los entonces Potros de Tijuana cayeron 11-6 frente a los Saraperos de Saltillo en el último juego disputado en la ciudad fronteriza. Óscar Ramírez fue el pelotero de casa que terminó con la historia de esa franquicia, cuando rodó para doble play y acabar el encuentro. Ese año terminaron con marca de 46-61 a 22 juegos del líder de la Zona Norte, Acereros de Monclova.

El martes 1 de abril de 2014, el parque ahora llamado Gasmart volvió a la vida con los 17 mil 893 aficionados que llenaron las tribunas, por mucho, una mejor entrada que la de junio de 2008, cuando se registró una asistencia de 6 mil 460 fans al encuentro contra los Saraperos.

Tijuana estuvo en la LMB de 2004 a 2008, pero dejó el circuito tras ese año. En 2013, los Diablos Rojos del México jugaron dos series completas en esa ciudad, lo que auguraba el regreso a la liga de verano, pero eso se confirmó hasta el 20 de febrero de este año, cuando se hizo oficial la venta de la franquicia que estaba en Minatitlán, comprada por los actuales dueños del club fronterizo.

A marchas forzadas trabajaron en la oficina del club para armar un roster competitivo, logrando tener varios refuerzos en distintas posiciones, armando un club que cayó por pizarra de 4-2 con los Rojos del Águila.

Randy Ruiz fue el encargado de impulsar las dos primeras carreras de la novena tijuanense en su nueva etapa en la Liga Mexicana, al pegar un doblete por el prado izquierdo para poner la pizarra 2-0 castigando la serpentina de Oscar Verdugo, pero llegó la reacción de los veracruzanos que acabaron anotando cuatro veces.

LA PRIMERA FUE JONRÓN

La campaña regular 2014 arrancó con dos encuentros, pero fue en Cancún donde se anotó la primera carrera del año. En la tercera entrada, con un out, Iván Terrazas se voló la barda con un cañonazo a la banda contraria, que logró salvar la barda del jardín izquierdo para ser él el autor de la primera anotación del calendario, al encontrar los senderos vacíos.