Los Leones con siete vidas

Un error de Tigres en la novena entrada y una base por bolas en la undécima cambiaron el rumbo del partido para Yucatán, que así regresará al Kukulcán

Los Leones se aprovecharon de la pifi a de Peguero cuando parecían liquidados
Los Leones se aprovecharon de la pifi a de Peguero cuando parecían liquidados ( CORTESÍA TIGRES)

CANCÚN, México

Lo que los bats no pudieron hacer, lo hicieron una pi­ a de la defensiva y un pasaporte con casa llena. Tigres ganaba 3-2 en la novena baja, con dos outs y corredores en segunda y primera llegó una  y de Humberto Cota al jardín derecho, un elevado sencillo que solo esperaba Francisco Peguero. La pelota bajó, llegó al guante del jardinero, pero caprichosamente se salió y cayó al pasto, para que José Aguilar timbrar el 3-3. Y de ahí llegaron los extrainnings donde los Leones vencieron 4-3 a los Tigres.

El duelo se alargó a la tanda 11 donde los yucatecos, a base de hits y bases por bolas llenaron la casa frente al abridor Daniel Cabrera, que entró al relevo. Cuatro pitcheos malos a Kevin Flores se transformaron en la carrera de la ventaja, de la victoria y del segundo triunfo de Leones en la Serie de Campeonato de la Zona Sur, que tendrá que jugar un duelo más el sábado, pero en Mérida.

El out 27 estaba en la manopla de Peguero (quien en esa misma novena tanda dejó caer otro ‑ y), pero no llegó. Leones empató y ganó, con lo que Tigres pasó de saborear el título de la Zona Sur a tener que jugar otra vez en la casa de sus rivales.

El duelo de nervios comenzó desde la primera entrada, cuando Jorge Cantú dio sencillo productor del 1-0, anotando Sergio Contreras desde la segunda base. Esa anotación solo aumentó la tensión que existía, porque los lanzadores (desde el abridor Yoanner Negrín hasta el relevo felino tras la lesión de Ramón Ortiz), colgaron ceros hasta la quinta tanda.

En el sexto capítulo, los Leones no solo anotaron, sino que lograron darle la vuelta a la pizarra, tomando una ventaja, aunque mínima, pero ventaja al ­ final. Con casa llena vino a batear Kevin Flores y su sencillo al jardín central fue su­ ciente para que Ricardo Serrano y Héctor Giménez lograran alcanzar el plato con la voltereta: 2-1.

Pero la alegría de los melenudos poco duró. Los Tigres vieron a Francisco Peguero llegar a segunda con un doblete, y con dos outs, apareció Esteban Quiroz con el batazo oportuno, un sencillo a la pradera de en medio para el 2-2.

Sabiendo que no había más y que cualquier pitcheo podría cambiar las cosas. Y así fue. Jorge Cantú prendió un pitcheo de Francisco Rodríguez que viajó lejos, pero que se quedó a nada de volarse la barda, en cambio, cayó en la manopla de Edson García. Detrás vino Eugenio Vélez y éste sí hizo volar la pelota más allá de la barda, cayendo en las tribunas del jardín derecho. Ese fue el 3-2 que puso a los Tigres a tres outs del triunfo. Tres outs que tras el catastró­fico error de Peguero no llegó.