Salvador Pérez, jugador más valioso de la Serie Mundial

Hasta cuatro veces recibió fouls que rebotaron en su máscara, clavícula y los dedos. Pero Salvador Pérez se mantuvo jugando, como si fuera uno de sus indestructibles muñecos a prueba de choques

Pérez recibiendo el trofeo
Pérez recibiendo el trofeo (Reuters)

Nueva York

Ningún moretón o achaque fue demasiado doloroso como para que el receptor venezolano de los Reales de Kansas City no pudiera superarlo.

No solo sirvió de guía del cuerpo de lanzadores, sino que bateó para .364 (8 de 22) al ser consagrado como el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial tras la victoria el domingo 7-2 en 12 innings sobre los Mets de Nueva York en la madrugada del lunes.

"Como digo siempre, creo que esto es parte de mi trabajo. Recibir un foul, un wild pitch", dijo Pérez.

El año pasado contra San Francisco, Perez pegó un elevado de foul que fue atrapado por el tercera base Pablo Sandoval para el último out de la final de la Serie Mundial, cuando tenía la carrera del empate esperando remolque en la tercera base.

"En 2015, Kansas City es el número uno", dijo Pérez, con su trofeo brillando al lado. "¿A quién le importa lo que pasó el año pasado?"

Este año, su rodado por primera base remolcó la carrera del empate en el noveno inning, en el que los Reales remontaran una desventaja 2-0.. Después pegó un sencillo para abrir el 12mo episodio, dejando la mesa servida para que el corredor emergente Jarrod Dyson anotara la carrera de la ventaja definitiva, gracias a un sencillo del bateador emergente Christian Colón.

"Creo que lo único que lamenté durante todos los playoffs fue que tuve que mandar un corredor emergente por Salvador en ese inning", comentó el manager de los Reales Ned Yost. "Pero nos abrió la puerta para anotar cinco carrera. Realmente hubiera deseado que él hubiera saltando junto (al cerrador) Wade (Davis) cuando sacó ese último out".

Pérez estableció un récord en Grandes Ligas de más innings detrás del plato a lo largo de un lapso de dos años desde 1914 innings, según STATS.

Luego de disputar el quinto partido de la Serie Mundial, el total de innings del cátcher venezolano durante la temporada regular y la postemporada alcanzó los 2.724. El dueño del récord previo era Randy Hundley, quien acumuló 2.704 innings para los Cachorros de Chicago entre 1967-68.

Además, Pérez lleva 38 innings en juego de pretemporada en los últimos dos años y cumplió 36 innings durante la gira que un combinado de estrellas de las Grandes Ligas realizó en Japón en 2014.

"Es un caballo", dijo el manager de los Mets Terry Collins el domingo. "Pone números ofensivos cuando le tocan 150 juegos al año detrás del plato. Eso es impresionante. Sé que es alguien fuerte, pero ese físico recibe muchos golpes. Ya le han dado cuatro pelotazos de foul en esta serie, lo que te pone a pensar si podrá seguir jugando. Y ahí está".

"Nunca va a quejarse", dijo el manager de los Reales Ned Yost, un ex catcher. "Es tan duro como el que más. Sabes que aunque le preguntes va a decir que está bien, así que no tiene sentido preguntarle".

En el cuarto juego de la serie divisional de la Liga Americana recibió un foul en la cara, y en el cuarto de la Serie Mundial se tambaleó tras un impacto en la clavícula. La única razón por la que no estaba en el terreno para el último pitcheo del cerrador Wade Davis fue porque Kansas necesitaba un corredor emergente para sustituirlo cuando pegó el sencillo que inició la jugada de la victoria.

"Creo que lo único que lamenté durante todos los playoffs fue que tuve que mandar un corredor emergente por Salvador en ese inning", dijo Yost. "Pero nos abrió la puerta para anotar cinco carrera. Realmente hubiera deseado que él hubiera saltando junto a Wade cuando sacó ese último out".

Mientras los Reales celebraban en el Citi Field, Pérez no se cansó de hablar sobre la tenacidad del equipo.

"Ustedes saben bien lo que hicimos durante toda la temporada", dijo Pérez. "Nunca nos rendimos. Nunca bajamos la cabeza. Nunca creemos que el juego está acabado". Peleamos hasta el último out. Y eso es lo que hicimos esta noche".

"Esto es increíble. Siempre digo que esto es como una familia", quien firmó con los Reales como agente libre cuando tenía 16 años. "Somos casi el mismo grupo desde que debuté en 2007 en Arizona, en la liga Rookie. Es increíble estar celebrando ganar una Serie Mundial con el mismo grupo de compañeros".