Elegidos al Salón de la Fama, con súper poderes

Alfonso Márquez, umpire mexicano de MLB, describió algunas características que hicieron de Pedro Martínez, Randy Johnson y John Smoltz pitchers dominantes, y que ahora ya se ganaron un lugar en el Salón de la Fama

Los elegidos al Salón de la Fama de la Grandes Ligas
Los elegidos al Salón de la Fama de la Grandes Ligas (AP )

CIUDAD DE MÉXICO

Las estadísticas dicen mucho del trabajo de un jugador y esas pueden ser claves para etiquetarlo como candidato al Salón de la Fama, pero hay elementos no mesurables que son los que los separan de la media.

Dentrodel diamante Pedro Martínez, Randy Johnson, John Smoltz y Craig Biggio fueron peloteros que se diferenciaron del resto, porque "tenían una tranquilidad que pocos pueden tener.

Si les daban un hit o les anotaban una carrera o cometían algún error, estaban sumamente calmados, no perdían el control de ninguna forma y el juego no se les iba.

Simplemente eran dominantes, parecía que tenían súper poderes", explicó vía telefónoca AlfonsoMárquez, umpire mexicanode MLB. 

La votación para elegir a los nuevos inmortales es realizada por miembros de la Asociación de Redactores de Beisbol de Estados Unidos, pero la experiencia que se vive en el campo de batalla está reservada para unos cuantos, y entre ellos estuvo Márquez.

El zacatecano vio jugar en posiciones privilegiadas a los cuatro elegidos, experimentando cosas que desde la tribuna o en televisión nunca se viven ni se conocen.

Habiendo llegado a MLB en 1999, Márquez solo tuvo la oportunidad de verlos en la recta final de sus carreras, pero acumuló experiencias notables, al ser umpire de home dos veces con Pedro Martínez lanzando, y cinco tanto con Johnson como con Smoltz.

"(El que entren al Salón de la Fama) significa que me estoy haciendo más viejo, porque me tocó ampayearle a los tres", dijo Alfonso en tono de broma.

"Metocó trabajar detrás de home varias veces y como lo puedo resumir es que eran pitchers que no solo tenían un excelente pitcheo, sino que su presencia en la lomita era imponente, eso les ayudaba a estar un paso adelante en la guerra psicológica".

Cuando era el turno de lanzar de alguno de los tres próximos miembros del Salón de la Fama, muchos aficionados señalaban esa fecha en su calendario para ver el juego, porque era un hecho esperado, pero esta situación también le sucedía al mexicano.

"Aunque normalmente nunca busco ver quien lanza el día que voy a estar detrás de home, cuando llegaba a saber hasta uno como umpire pensaba, 'excelente, meva a tocar que lance él'.

Eso mesucedió en ese duelo de playoffs sentre Yanquis y Medias Rojas con Roger Clemens y Pedro Martínez, eso te da mucha emoción, porque te imaginas que va a ser un gran juego", recordó.

"Uno como umpire al saber quete iba a tocar cantarle strikes a un pitcher como Randy, Smoltzo Martínez era algo que te emocionaba y lo disfrutabas porque las probabilidades de estar en un buen juego eran muy altas, y eso que me tocó ya la parte final desus carreras", agregó Márquez.

Pero cuando ellos se subían a lanzar los bateadores no eran los únicos que tenían que prepararse, también los ampayers debían conocer bien al pitcher y sus formas de lanzar.

"Randy tenía un slider muy diferente a otros que hayas visto. Con lo alto que era, con sus brazos largos y en el ángulo que tiraba hacía que fuera un pitcheo único muy efectivo con bateador derecho, normalmente lo tiraba cuando tenía dos strikes para sacar el tercero. La pelota cruzaba de su lado izquierdo y caía hasta la esquina de adentro. Apenas mordía la esquina y el catcher la agarraba abajo, pudiendo parecer que era bola. Si no lo conocías, podría sorprenderte y podrías no marcar strike".

Smoltz formó parte de uno de los tríos de lanzadores más sólidos en MLB cuando jugó en Atlanta con Greg Maddux y Tom Glavine. Los dos últimos entraron al Salón de la Fama el año pasado y ahora John se une a ellos al compartir una característica:"Los tres tenían un control tremendo aunque Maddux era el más constante de los tres. Era el que lanzaba más juegos con ese control. Smoltz y Glavine aveces no estaban tan finos y de repente volvían a su nivel y Greg casi nunca lo veías fallar".

Este trío ya hizo historia dentro del diamante al contar con características que muy pocos han tenido, y en la actualidades difícil encontrarlas.

"De nitivamente, marcaron una época no solo por los récords que lograron o por sus números, sino por lo que hacían en cada pitcheo, formando parte de un grupo poco común. En la actualidades muy difícil pensar en alguien que pudiera tener sus características, el único que me viene a la mente en este momento es Madison Bumgarner, de San Francisco. Se comporta igual de tranquilo, no se altera cuando le dan", analizó Márquez.

Para terminar, el mexicano habló de anécdotas que vivió en los juegos donde él estuvo y lanzó cualquiera de los tres, y hubo dos que están guardadas en un sitio especial entre los múltiples momentos que retrataron Pedro y Randy.

"Son momentos únicos, históricos donde me tocó participar como umpire de home. El partido que más me acuerdo de Pedro fue el duelo de playoffs entre Boston y Yanquis donde hubo una bronca y con Randy me tocó estar en home cuando lanzó y le pegó a una paloma".