En la cuerda floja

El camino de los Reales llegó a un punto donde no tienen más opciones que ganar esta noche, si no lo logran San Francisco festejará el campeonato

Yordano Ventura, el abridor de los Reales de Kansas City
Yordano Ventura, el abridor de los Reales de Kansas City (AP)

San Francisco, California

En 1985 los Cardenales de San Luis se habían puesto a una victoria de ser campeones, lo que dejó a los Reales de Kansas City sin más opciones que ganar tres juegos si querían quedarse con el título de MLB.

Y los Reales se llevaron tres encuentros en fila para levantar su primer campeonato. Hoy, 29 años después, tienen la misma disyuntiva de ganar o ver que la novena rival celebre.

Kansas City ha tenido una vida ruda y el final de la temporada 2014 lo será. Después de ese título

no volvió a calificar a playoffs hasta esta campaña, avanzando como equipo comodín.

Su primer encuentro de postemporada fue uno de vida o muerte frente a Oakland, con el que perdían 8-7 en la entrada 12, pero le dieron la vuelta para ganar.

Entonces barrieron a los Angelinos y a Baltimore para presentarse en el escenario principal.

Fácil no ha sido su regreso a un Clásico de Otoño y no lo será conseguir el título, ya que tienen que ganarle dos veces a los Gigantes de San Francisco. Y deben empezar esta noche.

TERCERA LLAMADA

Hoy es la primera función de la obra: ¿Qué tan reales son los Reales? Y el acto que se verá en el Estadio Kauffman es extremadamente

peligroso.

"Tenemos que caminar en la cuerda floja sin red de protección", explicó el mánager de los Reales, Ned Yost. "Pero los muchachos ya lo han hecho antes y están preparados para hacerlo otra vez".

Si este equipo quiere volver a la realeza de las Mayores está en el escenario para hacerlo: sexto juego del Clásico de Otoño, abajo en la serie 3-2 un choque después de que Madison Bumgarner les tiró blanqueada de cuatro hits.

"Si nos caemos se acaba todo, pero si ganamos nos vamos a un juego donde ya ninguno de los dos equipos tiene red de protección, porque el que gane se lleva todo", continuó el estratega.

Para comenzar el camino en la cuerda floja tendrán al joven Yordano Ventura en el montículo, quien enfrentará este juego con un elemento extra a su favor: la afición de los Reales.

Seis días después el lanzador derecho vuelve al mismo escenario que lo vio lanzar 5.1 entradas en el Juego 2, trayecto donde admitió ocho hits y dos carreras.

"El equipo está listo para volver a casa y jugarse todo. Queremos ser campeones y estamos listos para lo que tenemos enfrente, que es salir a jugar un duelo de vida o muerte", dijo Ventura. "Estaremos en casa, donde nos sentimos cómodos y es un extraordinario lugar para jugarnos todo".

En esta postemporada los Reales tienen marca de 4-1 en el Estadio Kauffman. Su único descalabro fue en el choque inaugural de la Serie Mundial frente a Bumgarner.

TAN CERCA Y TAN LEJOS

El viaje de San Francisco a Kansas City fue cómodo para los Gigantes, ya que aunque querían que todo se definiera en su hogar, salieron de su casa a solo un triunfo del título. Todo se reduce a una victoria para ellos, no hay presión pero sí la misma concentración.

"Vamos a ver un gran pitcher el martes, eso lo sabemos y estamos preparados", analizó el mánager Bruce Bochy. "Estamos preparados porque aún hay mucho beisbol por jugar, esto no acabará sino hasta que tengamos cuatro victorias. Esas son las mismas que necesitábamos al inicio y todavía no las conseguimos".

Su ofensiva llega a Kansas City con 16 carreras anotadas en dos encuentros, mientras su pitcheo será encabezado por el veterano Jake Peavy, quién cargo con la derrota en el Juego 2.

En caso de que tenga una salida complicada, detrás de él está un bullpen que llega descansado después de ver a Bumgarner dar cátedra el domingo y de viajar ayer.

"Es muy bueno que hayan descansado, porque los hemos hecho trabajar muy duro en estos juegos. Estos dos días les ayudan a estar frescos y disponibles a todos desde el bullpen para enfrentar cualquier situación que enfrentemos", ahondó Bochy.

La corona de MLB que los Medias Rojas de Boston se colocaron en 2013 sigue libre y está preparada para tener nuevo dueño, falta conocer si serán los Gigantes los que esta noche la tomen y se la lleven a su vitrina o si estará un día más en libertad.