Reales tienen mágico regreso y vencen a Atléticos

Kansas City batalló todo el partido ante Oakland y en la décima segunda entrada los Royals lograron llevarse la ansiada victoria 

Los Reales celebran la victoria sobre Atléticos
Los Reales celebran la victoria sobre Atléticos (Reuters )

KANSAS CITY, Estados Unidos

Se robaron siete bases, tocaron de sacrificio cinco veces y jugaron un beisbol agresivo en un juego de vida o muerte, pero dejaron a tres hombres en tercera base en las últimas cinco tandas, aun así, el beisbol y sus pequeños detalles hicieron que los Reales de Kansas City encontraran la forma de ganar en 12 entradas. 


Salvador Pérez estuvo en el plato en la octava con hombre en tercera, y fue ponchado. Salvador Pérez volvió a batear con compañero en la antesala en la décima, pero sacó rola a segunda para mantener el empate. Salvador Pérez pasó al plato en la tanda 12 con dos outs y, ahora sí, no perdonaría, porque con un batazo por la tercera que se fue al jardín los Reales anotaron la novena carrera, la que les dio el triunfo de 9-8 sobre Oakland.

Nueve entradas no fueron suficientes para conocer al equipo que sigue adelante en los playoffs luego de haber recorrido el maratón de 162 encuentros de la temporada regular. En realidad, fueron 12 las tandas que se requirieron para saber que los Reales serán los rivales de los Angelinos de Anaheim en la Serie Divisional de la Liga Americana. 

Los Reales no se pueden quejar de que no tuvieron oportunidades de recordar lo que es ganar en postemporada. La última vez que lo hicieron fue el 27 de octubre de 1985, cuando vencieron 11-0 a San Luis para ganar su única Serie Mundial, y seguirán sin saberlo luego de que dejaron esperando en la tercera base a un hombre en la baja de la décima y en la baja de la undécima.

El beisbol todavía tuvo compasión con ellos y les dio otra oportunidad. Oakland después de haber sido retirados en orden en la 10 y la 11, timbraron el 8-7 cuando ellos sí dieron imparable teniendo corredor a 180 pies de home.
 
Oakland arrancó el duelo sin tiempo qué perder, pero los Reales le salieron respondones. Atléticos timbró dos veces cuando apenas la gente entendía lo que era volver a tener un juego de playoffs en Kansas City, pero ese mal sabor de boca de los aficionados locales se fue relativamente rápido, cuando los Royals también anotaron, una vez en la primera tanda y dos en la tercera. El primer tercio se fue con un 3-2 para los de casa.

Los innings cuatro y cinco caminaron con una tensa calma, pero esa delgada línea que sostenía a los Reales se rompió cuando se abrió el sexto capítulo. Las cinco carreras que anotó la ofensiva de los Atléticos en esa entrada fue un huracán que destrozó todo por su paso, parecía que incluso hasta la fe de los fans. 

Las gargantas de los 40 mil 502 aficionados súbitamente se cerraron. Su abridor James Shields ya no estaba en el juego, perdían por cuatro anotaciones y Jon Lester (abridor Oakland) no se veía con titubeos. Y el 7-3 se mantuvo en la pizarra hasta llegar el octavo rollo.

Entonces los Reales echaron toda la carne al asador y jugaron un beisbol agresivo. Y eso les trajo tres carreras. Un robo de base de Alcides Escobar sin outs en la pizarra lo puso en segunda, un out productivo o puso en tercera y anotaría con hit de Lorenzo Cain, quien también se estafó la intermedia. Todavía hubo dos robos de base más, un pasaporte, un hit para ponerse 7-6. Pero con hombres en las esquinas se poncharon Salvador Pérez y Omar Infante.

Solo tres outs de vida tenía Kansas City y fueron suficientes para mantenerse con vida. Un hit, un toque de sacrificio, un robo de tercera y un fly remolcador al jardín derecho mandaron el juego a extrainnings, donde los Reales encontraron la forma de ser perdonados luego de fallar tanto, para ganar su primer juego en 29 años años.