Cuando el pitcher también batea

Royals y Giants se enfrentan en la Serie Mundial donde el bateador designado será clave 

Jeremy Guthrie, en la práctica de bateo
Jeremy Guthrie, en la práctica de bateo (AP)

Enviado, San Francisco

El bateador designado se vuelve un tema de análisis y polémica dos veces en la temporada, cuando hay juegos interligas y en la Serie Mundial. Su ausencia se hace evidente para los equipos de la Liga Americana que visitan los parques de la Nacional, porque ofensivamente hace diferencia.

Desde la temporada de 1973 en la Americana se adaptó esta regla que hace que el pitcher en turno no pase a batear, siendo su lugar ocupado por algún jugador de campo que no esté en el diamante, pero esto se rompe cuando una novena de esa Liga tiene que visitar un parque de la Nacional, ahí el pitcher tiene que ir al plato.

En los últimos 10 Clásicos de Otoño el aporte de los pitchers de la Americana a la ofensiva es, como se espera, muy pobre.

Contando las dos apariciones de Guthrie de ayer, en 51 turnos al bat apenas han dado cuatro hits, anotando dos ocasiones, con dos pasaportes y tres empujadas. La estadística más común que dejan sus turnos al bat son ponches, con 24.

Pero ayer a los Reales no les afectó el deshacerse de su bateador designado para darle un turno a su abridor, ya que tuvieron su undécimo encuentro de la temporada en un parque de la Nacional y pusieron su marca en 9-2.

De hecho, realizaron un movimiento poco común, no solo pasó a batear su inicialista, quien se fue de 2-0 con par de rolas a la segunda base, sino que Ned Yost decidió que Kelvin Herrera, quien entró de relevo, tomara su turno en la alta del séptimo capítulo, siendo ponchado, pero lo necesitaban en el centro del diamante para la parte baja.

"Es un reto el armar un line up para jugar en la Liga Nacional. Es parte de nuestra responsabilidad como coaches, enseñarles que tenemos que adaptarnos a jugar al estilo de la Nacional", explicó Yost. "El que tenga que batear en ese sitio, sabe que debe hacer el trabajo".

En la campaña regular, en sus duelos interligas, solo cuatro de sus abridores tuvieron turnos al bat, siendo James Shields el más destacado, con dos hits en siete apariciones. Yordano Ventura se fue de 4-1, Danny Duf y de 6-0 y Guthrie de 5-0.

"Nuestra versatilidad y velocidad nos ayudó a tener esos buenos resultados", continuó el entrenador de los Reales.

"Manejé por seis temporadas en la Nacional, así que me siento cómodo haciéndolo. Como equipo no tenemos miedo de practicar el juego de la Nacional, entendemos de qué se trata y el valor de hacer muchas cosas distintas para ganar".

Gracias al buen relevo del mexicano Sergio Romo, el noveno en el orden de los Reales no pasó a la caja de bateo, con lo que terminó la noche con tres viajes al plato, todas con pitchers, con par de rodados y un chocolate, dejando a los posibles bateadores emergentes esperando en el dugout.

A pesar de eso, Yost les ha hecho saber a Butler y el resto de peloteros no titulares, que su presencia es igual de importante. "Perdemos un bateador de calidad, pero le expliqué que puede ayudar a ganar con un turno en la séptima".