Buscando el día a día

El parador en corto regiomontano trabaja en la consistencia de su bateo para ganarse un lugar regular en la novena de los Bravos de Atlanta

Esta temporada paenas suma siete carreras anotadas
Esta temporada paenas suma siete carreras anotadas (AP)

San Diego, California

Ramiro Peña tuvo la oportunidad de jugar ante una buena cantidad de mexicanos que visitaron el domingo el Parque Petco de San Diego, para la doble cartelera entre los Bavos de Atlanta y los Padres, que prestaron su casa a los Toros de Tijuana en el último de la serie ante los Diablos Rojos, de la Liga Mexicana de Beisbol.

El mánager Fredi González le dio un lugar en el lineup inicial al mexicano, que ha tenido un año complicado, con poco más de 100 turnos al bat.

El infielder se ha recuperado de una operación en el hombro izquierdo, que le complica el trabajo de fuerza, pero aprovecha ocasiones especiales como el juego de Tijuana frente a Diablos Rojos para convivir con los fanáticos que siguen a los peloteros nacionales.

"Sé que hay mucho paisano y siempre nos están apoyando y más porque también el Pacífico está cerca de acá y siempre vienen con los jerseys Culiacán o de otros equipos del invierno y la verdad me da mucho gusto verlos", agregó.

Peña está en su último año de contrato, pero se siente confiado con el manejador, que le ha prometido más turnos: "tienes que ser muy consistente, buen bateador, porque los mexicanos tenemos buena defensiva, pero más que nada es el bateo, en lo personal es lo que busco, ser más consistente, pegar dobles, mantenerme en base, sin descuidar la defensa", respondió Ramiro ante la pregunta sobre la escasez de jugadores de campo en Grandes Ligas.

APRENDIÓ DE JETER

Luego de cuatro campañas en los Yanquis de Nueva York como parador en corto, muchos esperaban que Peña fuera el sustituto del capitán Derek Jeter, a quien reconoce como un "un gran jugador y una gran persona, del que se aprende porque siempre bateaba en el momento importante para el equipo".

Cuando el regiomontano bateó su primer cuadrangular en la Gran Carpa, los Yanquis le jugaron una broma y nadie lo felicitó.

"(Jorge) Posada fue el que lo planeó, pero Jeter lo apoyó, será una anécdota que siempre recordaré en mi carrera", agregó el pelotero, que cumple su segunda campaña con los Bravos de Atlanta, y asegura que nunca fue su meta llenar los spikes de la leyenda Jeter, que se estará despidiendo cuando finalice la temporada regular del 2014.

"Nunca pensé en eso, siempre quise disfrutar el juego, si eso tenían planeado, pues yo estaba contento, yo nunca dije que iba a ser el sustituto yo traté de hacer mi juego", declaró