La pesadilla de los Mets

El equipo neoyorquino salió golpeado de Kansas City 0-2 abajo en la Serie Mundial, aunque todavía no los han noqueado, tienen unos pendientes que deben de cambiar si buscan seguir con vida

Mets juega la Serie Mundial
Mets juega la Serie Mundial (Reuters )

CIUDAD DE MÉXICO

Los Mets tienen este viernes quizá la última oportunidad para cambiar el destino de la Serie Mundial, después de que los dos primeros encuentros fueron fatales para ellos. Jugando en casa con Noah Syndergaard y sus rectas de 97 millas en la loma, la novena de Nueva York recibe a los Reales buscando que algunos puntos que se dieron al arranque de esta confrontación no se repitan.

Esto es lo que ha convertido para los Mets al Clásico de Otoño de un dulce sueño en una pesadilla:

- Sus abridores han lanzado 11 entradas en las que han admitido siete carreras. Matt Harvey y Jacob deGrom no cumplieron con la responsabilidad de contener a la ofensiva de los Reales y su trabajo se quedó corto. Mets dependía mucho del trabajo de ambos pitchers para aspirar al triunfo, ya que era la carta fuerte del equipo, lo que los podía llevar al título. Este viernes Noah Syndergaard debe controlar por más de seis o siete entradas a una ofensiva que suma 12 carreras y 21 hits en dos duelos. Para lograrlo deberá combinar muy bien su mortal recta de 97 millas con cambios o pitcheos rompientes, porque si no lo hace, terminarán cazándosela y pagará caro.

- Su bats llegarán apagados a Nueva York. Contando las cinco entradas de extrainnings del Juego 1 y las nueve del Juego 2, el pitcheo de los Reales solo le ha permitido a los neoyorquinos tres hits y una carrera en 14 innings de trabajo, con 13 ponches y cinco bases por bolas. Aunque el juego de Cueto es muy difícil de replicar, el raquítico bateo de NY inició desde la entrada 10 del Juego 1, un choque donde tres pitchers relevistas no los dejaron hacer nada. Este padecimiento debe acabar y temprano en el duelo de hoy.

- En duelos de playoffs es clave no solo depender del batazo largo. En la temporada fueron el octavo equipo con más jonrones (177) y en los playoffs llegó a la Serie Mundial con 14 en 10 duelos. Al no tener más que un jonrón, deberían de buscar embasarse con extrabases. Kansas les pone el ejemplo con siete, mientras ellos solo suman uno.

Mets tiene quizá la última oportunidad hoy para meterse a la Serie Mundial y para demostrar que haber descansado cinco días previos a la Serie Mundial no terminó con su ritmo y su béisbol.