A despejar incógnitas

Los Angelinos deben demostrar su valía en playoffs, los Atléticos superar otra remodelación, y los Marineros intentar regresar a la postemporada en la División Oeste de la Liga Americana


Los Angelinos tratarán de llevarse una vez más el título del Oeste de la Americana
Los Angelinos tratarán de llevarse una vez más el título del Oeste de la Americana (AP y Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO

La División Oeste de la Liga Americana envió a dos equipos a playoff s la temporada pasada, los Angelinos de Anaheim y los Atléticos de Oakland, ambos esperan repetir pese a algunos cambios, pero en la pelea también estarán los Marineros de Seattle, reforzados con Nelson Cruz, con el objetivo de terminar con una racha desde 2001 sin ir a postemporada.

Los Angelinos fueron el equipo con más victorias la temporada pasada e ilusionaron a sus aficionados con un regreso a la Serie Mundial, pero en la ronda divisional de la postemporada fueron sorprendidos por los Reales de Kansas City.

Para esta campaña ya no contarán con Howie Kendrick, ni con Josh Hamilton, que será suspendido por abuso de sustancias; sin embargo, su lineup impone temor a los rivales con Mike Trout y Albert Pujols, que ahora tendrán a Matt Joyce y sus 106 hits del año anterior, además de lo que ofrezca David Freese.

Su rotación también es de cuidado, con Jered Weaver como su as, y con el respaldo de C.J Wilson y Matt Shoemaker. El reto para la franquicia es no solo brillar en temporada regular, sino trascender en playo­ffs.

En Oakland, fiel a su estilo, el gerente general Billy Beane transformó un equipo que perdió el juego de comodín, al dejar ir a Josh Donaldson, Brandon Moss y Derek Norris, todos nominados al Juego de las Estrellas en 2014, y a cambio obtuvo a peloteros constantes como Ben Zobrist, Brett Lawrie y Billy Butler.

En la rotación, el directivo dejó ir a Jon Lester y a Je­ Samardzija, pero mantiene a Sonny Gray y a Scott Kazmir, que se combinaron para 29 triunfos la campaña anterior. Como ocurre cada año con los Atléticos, el juego de toque de bola será el que decida sus posibilidades de calificación.

No obstante, los dos que avanzaron en esta división tendrán que superar un nuevo obstáculo, ya que los Marineros de Seattle no están dispuestos a mantener su racha de eliminaciones prematuras.

Su estrella sigue siendo Félix Hernández, quien el año pasado hilvanó 16 aperturas de al menos siete innings y dos carreras o menos, para terminar segundo en la votación del Cy Young de la Americana.

Si en 2014 arribó Robinson Canó, la directiva de los Marineros demostró que el dinero no se les terminó y obtuvo a otro dominicano, Nelson Cruz, quien registró 40 cuadrangulares y 108 producidas en su único año en Baltimore. La fuerza ofensiva se completa con Austin Jackson y Dustin Ackley, mientras que en la rotación además del Rey Félix, Hisashi Iwakuma ofrece resultados.

En Texas, los Astros esperan continuar su desarrollo tras ganar 70 partidos y tener al campeón de bateo de la Americana en 2014, José Altuve, junto a Chris Carter y George Springer, y una rotación que incluye a Dallas Keuchel.

Mientras que los Rangers, sufrieron la primera baja de la campaña con Yu Darvish que se sometió a una cirugía Tommy John, lo que recuerda la campa- ña pasada, cuando las lesiones mandaron al equipo al fondo de la división con 95 derrotas.

El mexicano Yovani Gallardo dejó Milwaukee y cargará con el peso en los lanzadores, y Prince Fielder debe mantenerse sano a la ofensiva.