Saraperos, preparados para resistir todo el año

Saraperos apuesta a que con refuerzos en el pitcheo, el roster que se enfilaba a ser protagonista en 2014 sea el que los regrese este año a la lucha por el título.


Saraperos de la LMB
Saraperos de la LMB (Mexsport)

Ciudad de México

La temporada regular es un maratón y es a base de resistencia que se puede llegar a los últimos kilómetros en la mejor condición posible para luchar por algo grande. Eso lo vivieron y sufrieron los Saraperos de Saltillo, a quienes se les acabó el gas en la parte ­nal y ahí se les fue la posibilidad de ser protagonista.

Formado con un sólido roster, el club del sarape lucía las credenciales para aspirar a pelear el título de la LMB, pero después de tener una marca de 43-30 al paso de tres meses, llegó una debacle en el mes de julio de 6-18 que lo relegó al quinto sitio, donde perdió con Laguna en el Juego de Comodín.

“El año pasado el último mes fue el difícil, fue el que nos hizo quedar fuera de los playoffs, pero realmente todos los muchachos habían jugado un gran beisbol durante toda la campaña”, recordó el manager del equipo, Juan Francisco Chico Rodríguez.

“Esperemos que este año no suceda, ya que de pronto el beisbol es caprichoso, pero siempre hay que provocarlo. Este años los muchachos trabajarán muy fuerte para soportar toda la campaña, son 113 juegos, necesitamos pensar en grande porque sabemos que la afi­ción se lo merece”.

Chico iniciará su tercera campaña manejando a la novena y acumula una marca de 119-104 con ellos, récord que parece mejorará notablemente al ­final de esta temporada debido a que cuenta con una ofensiva que luce muy bien apuntalada.

Desde Jonathan Aceves, pasando por José Manuel Rodríguez, Luis Borges y Emmanuel Valdez y llegando a Jesús Cota y Luis Terrero, la artillería del club es de alto calibre que sin problemas amenaza con tener el potencial para batear por arriba del .295 que compilaron el año pasado, teniendo el poder para volarse la barda las 119 ocasiones que lo hizo en 2014, siendo el segundo sitio en la LMB.

La caída del bateo en la recta fi­nal fue clave para alejar al conjunto de la contienda, ya que pasaron de batear para un .302 en junio a tener .283 en agosto.

La preocupación de la novena está en lo que se consiguió desde el centro del diamante, porque su pitcheo fue el segundo más castigado con su 5.19 de promedio de carreras limpias, y parte de ello se debe al mal control que tuvieron sus lanzadores, quienes regalaron 432 bases por bolas, la cantidad más alta en todo el circuito.

El punto que los terminó fue el mal pitcheo abridor que tuvieron, ya que su mejor inicialista (Linder Castro) apenas logró seis victorias, un departamento que encabezaron dos relevistas, Armando Rodríguez y Adalberto Flores con siete.

Es en esa área en la que tendrán que mostrar un rostro totalmente distinto si quieren ser protagonistas. Fabio Castro (colíder de victorias en LMB con 13), Luis Ramírez, Raúl Carrillo, Daniel Guerrero, Jesús Sánchez y Rubén Miranda son los lanzadores que llegan al equipo con la misión de tener resultados.

“Hay un compromiso de parte de todos los jugadores y cuerpo técnico de regresar al equipo a los primeros planos”, declaró el manager de los Saraperos. El conjunto apostará a que el mantener una base de peloteros será una de sus fortalezas, porque ahí está asegurado que se tendrá respeto por los jugadores veteranos.