No hay enemigo pequeño

México busca su boleto para el Clásico Mundial y tiene que enfrentar a rivales que en el papel no deberían ser un problema, por eso el principal rival será no caer en el exceso de confianza 

La gorra con la jugará la novena mexicana
La gorra con la jugará la novena mexicana (Especial )

MEXICALI, México

Por primera vez la Selección Mexicana debe de ganarse su boleto al Clásico Mundial y los obstáculos para lograr ese objetivo no solo son los tres equipos que están en su grupo sino el exceso de confianza, la relajación y la falta de ritmo que pudiera tener el conjunto tricolor.

México es favorito para quedarse con el único pase que hay para el torneo del 2017 ya que República Checa, Alemania y Nicaragua presentan históricamente un nivel de beisbol menos sólido que el que tiene el Tri beisbolero, pero el primer problema es desconocer totalmente al equipo que ocupará el dugout contrario.

"Debemos de ganar este torneo porque si no se logra el pase va a ser un fracaso", explicó Adrián González, capitán de la selección.

Por diversos problemas para el armado del roster, la novena mexicana apenas entrenó por primera vez el martes, realizando su segunda práctica ayer, y este jueves va a saltar al diamante del Estadio B'Air para enfrentar a un conjunto desconocido.

"La verdad no sé nada de los checos, hasta mañana vamos a ver quiénes son pero lo que nos tiene tranquilos es que si jugamos el beisbol que sabemos vamos a ganar", siguió González. "En casos como este en lo que debes de enfocarte es en jugar buen beisbol, en las cosas que están en tu control y con eso tenemos para ganar".

Aunque el roster se armó con 15 peloteros de Liga Mexicana y dos de Grandes Ligas, hay 11 de Ligas Menores de los cuáles no se sabe mucho, y por ello no se ha armado aún el line up para este primer juego. El único nombre con un sitio definido es el del abridor, Alejandro Soto, quien juega con los Guerreros de Oaxaca.

El Tri Beisbolero enfrenta esta ronda eliminatoria debido a que en el Mundial anterior (en 2013) se quedó en el último lugar del Grupo B, donde a pesar de ganarle a Estados Unidos, se perdió con Italia y Canadá.

"Desafortunadamente los juegos que debimos haber ganado en el Mundial pasado no los ganamos y ahora tenemos que estar aquí", siguió El Titán.

Otra de las razones que hacen que el roster no se haya definido aún es el tema defensivo, ya que esta parte es considerada como uno de los pilares para no fallar en torneos tan cortos.

"Por algo México tuvo que jugar este torneo y tenemos que ganar la clasificación. El compromiso y la responsabilidad es muy grande y venimos con la mentalidad de jugar muy duro desde el primer inning y eso no solo es bateando o pitcheando, si no con buena defensiva, que es algo que tenemos fuerte en el equipo", comentó Agustín Murillo, infielder de los Sultanes.

"No lo conocemos pero lo que tenemos claro es que no hay enemigo pequeño y por ello vamos a verlos como el rival más fuerte del mundo. El nombre de República Checa no tiene historia en el beisbol, no son conocidos pero no los menospreciamos y no nos vamos a confiar".

México tiene marca de 7-6 en sus tres participaciones previas en el Clásico Mundial, teniendo en Adrián y Oliver Pérez a los únicos que han estado en los torneos previos.

El rival de esta noche solo tiene seis peloteros jugando en sucursales de MLB, aunque nada más uno de ellos está en Triple A, Mike Cevernak. El resto juega enNivel A o menor.