Pablo Ortega, un tigre muy campeón

El abridor ha estado en los seis títulos que Tigres de Quintana Roo ha conseguido en la Liga Mexicana de Beisbol

Pablo Ortega, pitcher de los Tigres de Quintana Roo
Pablo Ortega, pitcher de los Tigres de Quintana Roo (Cortesía Liga Mexicana de Beisbol)

Enviado / Monclova, Coahuila

Los Tigres de Quintana Roo se ha convertido en el equipo más exitoso de la Liga Mexicana desde el 2000, con seis títulos, y el único nombre presente en el roster en esos campeonatos es el de Pablo Ortega.

El abridor y ganador del Juego 5 con el que se convirtieron en campeones esta temporada ha estado en la obtención de las coronas del 2000, 2001, 2005, 2011, 2013 y 2015, siendo el máximo ganador en la historia del club con esos seis anillos de campeón.

"Es algo increíble, que no capto todavía", comentó emocionado el lanzador derecho. "Estoy muy satisfecho de haber tenido esta oportunidad de lanzar (el lunes). Todos mis compañeros se fajaron a la hora cero, apoyando a la ofensiva, a la defensiva, o en el pitcheo y se concretó con una gran Serie del Rey".

Ortega debutó en LMB en 1995 y después tuvo la oportunidad de probar suerte en las Ligas Menores en Estados Unidos. En 2000 volvió al circuito de verano con los felinos, para ser bicampeón cuando todavía jugaban en la Ciudad de México.

Fue cambiado a los Pericos de Puebla en 2002 y 2003, pero volvió con los de bengala en 2004, y permanece desde ese entonces en este club.

"Nunca me había tocado abrir en el verano en un juego donde ganáramos el título y ahora me sí, ha sido mucho trabajo el que pasé para llegar a este punto y son muchas emociones las que siento al ver que son seis los títulos que tengo", se sinceró el abridor.

Esta temporada estaba contemplado para ser el cuarto brazo en la rotación abridora, pero lesiones y bajas de juego poco a poco lo subieron de puesto.

Con buenas actuaciones empezaron a llegar los triunfos, ganó sus primeras cinco aperturas y llegó a colocarse con marca de 10-4.

El trajín de la temporada mermó sus actuaciones, perdió sus últimos dos duelos de la temporada y los dos primeros de los playoffs. Sin embargo, tras solo lanzar dos entradas y dos tercios en el juego inaugural de la serie final, el lunes acumuló seis y un tercio de solo tres hits.

"Fue una buena temporada para mí, aunque en los playoffs mi actuación fue un poco titubeante. Me tocó abrir el juego decisivo y afortunadamente respondí y lo ganamos. Fue el cierre dorado a un gran año, una temporada en la que puedo decir otra vez que soy campeón", sentenció Pablo, quien acumula 141 triunfos en temporada regular.