Osuna y Estrada en Azulejos, los brazos del éxito

Alfonso Márquez, umpire mexicano de Grandes Ligas, describe los puntos que han hecho que los tricolores Marco Estrada y Roberto Osuna estén teniendo una temporada tan efectiva con los Azulejos de Toronto

CIUDAD DE MÉXICO

Son dos de las estrellas de los Azulejos de Toronto. Son mexicanos. Uno es el abridor que más juegos ha ganado por el equipo en esta postemporada. El otro es el cerrador. Marco Estrada ganó el quinto juego de la Serie de Campeonato para mantener con vida al equipo. Roberto Osuna sacó los últimos tres outs en solo cinco lanzamientos.

Empezaron el año como dos miembros del roster y están terminando la campaña como los brazos con mejores resultados y desempeños para los Azulejos, y dentro de las múltiples razones que existen de su éxito, cada uno ha tenido en su labor dos detalles.

"El cambio de velocidad de Marco es lo que deja a los bateadores congelados"


“El cambio de velocidad de Marco es lo que deja a los bateadores congelados, sin poder hacer algo”, analizó vía telefónica Alfonso Márquez, umpire mexicano de Grandes Ligas. “Mientras que Roberto tiene una madurez incomparable. Para tener 20 años es un lanzador sumamente maduro”.

Márquez actuó en la Serie Divisional entre los Rangers y los Azulejos, teniendo la oportunidad de estar detrás de home en el Juego 3, donde abrió Estrada y donde lanzó Osuna.

Alfonso observó a Estrada a lo largo de 6.1 entradas, viendo más cerca que nadie sus 89 pitcheos. Luego le tocó observar el inning de cinco pitcheos de Osuna. Esta experiencia, más las ocasiones que le tocó estar en la temporada regular en otros duelos de los Azulejos, le permiten describir la que ha sido la llave del éxito de ambos.

"Roberto (Osuna) tiene una madurez incomparable. Para tener 20 años es un lanzador maduro"


“Cuando me tocó estar en home frente a Texas ninguno de los bateadores de los Rangers pudo hacerle algo al cambio de Marco. Estuvo manejando muy bien su secuencia porque combinó ese cambio con su recta y eso puso muy incómodos a los bateadores. Eso mismo hizo frente a los Reales. Cuando su recta está bien colocada y la mezcla con su cambio, está apagando a los bats”, continuó Márquez.

Marco se convirtió en una revelación para los Azulejos al concluir el año con 13 triunfos (solo debajo de Mark Buehrle), por mucho su mejor temporada en las Mayores luego de que en 2013 y 2014 ganó siete veces.

“No te podría la razón porque mejoró tanto. Hay muchos peloteros que de repente, de un año a otro, cambian totalmente. La verdad no sé qué fue lo que lo hizo cambiar pero Marco se ha visto muy bien”, ahondó el umpire tricolor.

En el caso de Osuna el punto clave va más allá de las 96 millas promedio de su recta o de que le hacen swing a 33 por ciento de sus pitcheos fuera de la zona de strike.

 “Parece un jugador que bien podría tener 10 años en Grandes Ligas. Nada lo afecta estando arriba de la loma, siempre se ve muy tranquilo, sereno, que está totalmente en control”, profundizó el ampayer. “Te puedo decir que la presencia que tiene en la loma es lo que está haciendo la diferencia porque no es común ver a un joven comportarse de esa forma. Cuando le llegan a pegar un hit o algo no le sale, no pasa nada en él, no hay efectos negativos ni lo saca de concentración. Esa madurez no es la de un chavo de 20 años”.

 Estrada ha tenido tres aperturas en esta postemporada, compilando una marca de 3-1 y 3.20 de promedio de carreras limpias, mientras que Roberto ha lanzado en seis duelos, con un salvamento