Su misión: Formar ligamayoristas

Miguel Ojeda será manager en Doble A en EU, una responsabilidad que ningún otro mexicano tiene en este nivel, y el objetivo que le dan es preparar a las futuras estrellas de los Gigantes de San Francisco

Miguel Ojeda
Miguel Ojeda (Cortesía )

Nashville, Tennessee

Bruce Bochy le vio algo cuando jugó con los Padres de San Diego y ahora el mánager de los Gigantes de San Francisco es el que lo buscó para llevárselo y ponerlo en una posición fundamental para que un equipo de Grandes Ligas aspire a ser campeón: ser manejador en uno de los equipos sucursales.

Miguel Ojeda será mánager del equipo Richmond Flying Squirrels, sucursal Doble A de los Gigantes, para la próxima temporada, el único mexicano que está en un puesto así, y llegó a esta novena luego de que Bochy lo pidió.

"Bruce habló muy bien de él", platicó Todd Parnell, vicepresidente del conjunto ligamenorista. "Y si Bochy habla bien de él, es que algo tiene, por ello la organización decidió traerlo y ponerlo en este sitio".

Ojeda jugó con los Padres de San Diego de 2003 a 2005, cuando Bochy era el mánager de esa novena, y en ese tiempo conoció la forma de trabajar y el conocimiento del juego que tiene el mexicano.

“Si (Bruce) Bochy habla bien de él, es que algo tiene, por ello el equipo decidió traerlo”

Luego de retirarse en 2012 y de tomar las riendas de los Diablos Rojos (2013-2015), terminando con un récord global de 201-132, califi cándolos a los playo[1] s los tres años y siendo campeón en 2014, Ojeda recibió la oferta de la organización californiana para un puesto de mucha importancia en la obtención de los tres títulos que tienen los Gigantes desde 2010.

"Su misión principal es hacer que los jugadores crezcan, por eso los Gigantes decidieron contratarlo. Hacer que los peloteros estén listos para subir al siguiente nivel, prepararlos para aspirar a llegar a Grandes Ligas. Hacerlos que aprendan más en el Nivel Doble A para estar listos para Triple A, y luego dar el paso al equipo grande", explicó Parnell.

El objetivo de un equipo sucursal es preparar a los peloteros, y Ojeda deberá de mantener esta tendencia. En la temporada 2015 cuatro jugadores que estuvieron en el conjunto llegaron a las Mayores, y del roster de 40 nombres del conjunto de MLB, 22 jugaron en algún momento en Richmond.

Los Flying Squirrels terminaron con marca de 72-68, pero más allá de eso, las estadísticas son las que marcan tendencia. Este conjunto terminó con el mejor pitcheo de la Eastern League con un 3.12 de PCL, ese es el reto para el mexicano.

 
“Su misión es prepararlos (a los peloteros) para llegar a Grandes Ligas”
 
TODD PARNELL
Vicepresidente Richmon


"Tuvimos un gran año en el pitcheo. Nuestro coach es Steve Kline (lanzó en Grandes Ligas 11 años) y él harán una buena mancuerna que dará buenos resultados, que es algo que el equipo grande busca", dijo el vicepresidente del conjunto. "Se han ganado tres títulos de Serie Mundial gracias al pitcheo que se ha drafteado y desarrollado, así que todo se mantiene sobre esa importante línea, el seguir teniendo pitcheo de mucho potencial".

Ojeda es uno de los cinco mexicanos que están en algún nivel en las sucursales de otros equipos como parte de un sta[1] de coacheo, a la par de Ray Martínez y Elmer Dessens, Héctor Torres y Rigoberto Beltrán.

MEXICANOS COACHES

Son cuatro tricolores los que aparecen en los rosters de algún equipo de sucursales en el cuerpo de coaches, pero Miguel Ojeda es el que se encuentra en el nivel más alto, al dirigir en Clase Doble A.

Ray Martínez es el dirigente del equipo Reds de la Arizona League, nivel Rookie de los Rojos de Cincinnati. Ahí es acompañado por Elmer Dessens, su coach de pitcheo. En ese mismo nivel está Héctor Torres, como coach de los Rays de la Gulf Coast, también en Rookie. La lista la cierra Rigoberto Beltrán, coach de pitcheo de los Hillcats de Lynchburg, Clase A.