Miguel Ojeda dio cuatro cuadrangulares

Miguel Ojeda se convirtió en el primer mexicano en pegar cuatro jonrones en un juego, un viernes 18 de mayo del año 2000.


Miguel Ojeda, se convirtió en el primer mexicano en pegar cuatro jonrones en un juego
Miguel Ojeda, se convirtió en el primer mexicano en pegar cuatro jonrones en un juego (Mexsport)

Ciudad de México

El viernes 18 de mayo del 2000, se escribió uno de los últimos capítulos históricos escritos en el Parque del Seguro Social, ya que esa noche Miguel Ojeda se convirtió en el primer mexicano en pegar cuatro jonrones en un juego, igualando con dos peloteros, una marca de la Liga Mexicana.

Después de que Derek Bryant se convirtió en el primer jugador de la LMB capaz de volarse la barda en cuatro ocasiones en un duelo, el 14 de mayo de 1985, Roy Johnson repitió la dosis en 1991, con los Piratas de Campeche.

Entonces el beisbol quiso que Ojeda Siqueiros se uniera a ese grupo selecto. Fue el primer duelo de la serie frente a los Acereros de Monclova y Miguel Ojeda era el octavo en el orden al bat del mánager Tim Johnson.

Después de que Diablos tomó ventaja de 1-0 en la primera y de que Acereros le dio la vuelta 2-1 en la segunda, Ojeda pasó a batear en la baja de esa tanda y salió su primer proyectil de la noche, bueno para el 2-2.

Tras haber recibido base en el cuarto inning, Miguel apareció en la quinta, y ahí descargó otro bombazo, con el que Diablos se adelantó 8-4.

El nombre del ahora manager de los pingos, se escuchó en el sonido local y pasaba al bat con dos compañeros en base, y frente al relevista José Solarte, atizó el tercer vuelacercas de la jornada. Como Acereros había hecho siete anotaciones en la sexta, ese cuadrangular puso la pizarra 11-11.

El juego llegó a la novena sin cambios en el marcador, y Diablos buscaba dejar en el terreno al rival, y lo hizo. Ray Martínez estaba en tercera base y en el plato apareció Ojeda.

Como había un out, el cañonero solo quería batear profundo para que se diera el pisa y corre, y su swing fue tan poderoso que la bola simplemente voló a toda velocidad para ser el cuarto jonrón de la jornada.