Mexico City Fiesta

Grandes Ligas regresó y los fans disfrutaron del juego donde fueron los Astros los que brillaron, aunque el parque capitalino no se llenó 

Astros vencieron a Padres en el Fray Nano
Astros vencieron a Padres en el Fray Nano (Santiago Chaparro )

CIUDAD DE MÉXICO

En el sábado beisbolero en la Ciudad de México hubo de todo y fue de extremos: por un lado los fans tuvieron problemas para llegar en auto, hubo reventa y el estadio no se llenó, por el otro, los que estuvieron en las tribunas del Fray Nano hicieron una fiesta y disfrutaron con un nivel y velocidad de juego que no ven.

Ante cierres viales alrededor del inmueble, el estacionamiento se convirtió en un gran problema. El otro, encontrarse con revendedores, varios de los cuáles fueron aprehendidos por la policía por cometer una falta administrativa. Ya adentro del lugar, empezaron a tomar sus asientos para esta fiesta. Aunque muchos tardaron en llegar, porque al darse el primer pitcheo, existían muchos huecos en las tribunas.

Después de esos sinsabores, el juego cambió el ambiente y lo hizo de fiesta.

Una fiesta que empezó siendo para los Padres de San Diego pero que terminó con el apoyo a los Astros, quienes son los que pusieron la música en el diamante.

Y fue mucha la que pusieron con su triunfo de 11-1 sobre los californianos.

"Los pitchers estaban un poco nerviosos antes del juego pero conforme avanzó el duelo pero tiraron muchos strikes y tuvimos buenas jugadas defensivas. Al final hubiéramos querido cerrar con un juego más limpio, aunque no se pudo", comentó AJ Hinch, manejador de los Astros.

Y vaya que tenían porque estar nerviosos. Desde la práctica de bateo se dieron cuenta de que la pelota volaba mucho, que el infield y el outfield eran rápidos, y que por las condiciones de la ciudad no iba a ser fácil. Pero los brazos de los Astros apretaron desde el inicio y colgaron cero tras cero.

El abridor de los Padres (Robbie Erlin) hizo lo propio, también con respaldo de su defensiva, pero en la magia se le acabó de golpe en la cuarta entrada. Dos pitcheos que falló se convirtieron en jonrones espalda con espalda de Carlos Correa y Tyler White.

El choque siguió con un buen show en el diamante, y con fiesta en las tribunas. Bailes, la ola, aplaudirle a las mascotas, la Kiss Cam y hasta una propuesta de matrimonio es lo que se vio.

Los fans que llegaron aplaudiendo a los Padres, empezaban a apoyar a los Astros. Y eso se vio claramente cuando la pizarra cambió.

En la séptima tanda cayeron otro par de rayitas de los texanos. Hits, un doble de Jake Marisnick y un fly de sacrificio de Leo Heras cambiaron las cosas a un 4-0.

Y todo se acabó cuando en el campo empezaron a entrar peloteros suplentes o ligamenoristas. Así hubo un rally de siete con el que se reflejó un pesado 11-0.

En esa octava entrada Heras produjo otra más, para cerrar su cuenta con dos empujadas.

Padres se quitó la blanqueada ya con el duelo a un out del final, que cayó con un ponche al mexicano José Ureña.

"Fue extraordinario estar aquí, fue divertido aunque al final las cosas se pusieron feas con el marcador, pero todos lo disfrutamos", afirmó el manager de Padres, Andy Green.

En el duelo tuvieron actividad seis peloteros tricolores que hicieron el viaje, desde Heras que fue titular con los Astros hasta Ureña.

"Es una experiencia para ellos el poder estar aquí, son peloteros jóvenes que están arrancando su carrera y que pueden tener un futuro con nosotros", continuó el manejador de los californianos.

El único mexicano que no jugó fue el pitcher César Vargas, quien abrirá este domingo por los Padres, en juego que arrancará a las 13 horas.