La Magia detrás del micrófono

Series Mundiales, Juegos Olímpicos, corridas de toros y un sinfín de eventos llegaron a los oídos de los aficionados a través de la voz de Pedro Mago Septién

Pedro 'El Mago' Septién
Pedro 'El Mago' Septién (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO

Una memoria privilegiada, un archivo estadístico interminable y una excelsa capacidad de oratoria y narración hicieron de Pedro Septién un ícono en la narración deportiva.

Fue un hombre ilustrado, elegante y amante de la precisión en el dato, que lo llevó a ocupar un sitio de leyenda en la crónica deportiva a partir de 1938, año en el que participó en una casting radiofónico.

Su pasión por el deporte no solo fue a través de la narración o la creación de textos sino por la práctica de los mismos, ya que de joven jugó tenis, donde fue campeón juvenil en Querétaro, y se desempeñaba como catcher cuando estaba dentro de un diamante de béisbol.

A pesar de que su capacidad para narrar era considerada fuera de la común, no fue la que le dio el sobrenombre de Mago, ese lo obtuvo por su habilidad para el manejo de las cartas luego de trabajar como croupier en un casino.

Nacido en Santiago de Querétaro el 21 de marzo de 1916, El Mago tuvo uno de sus primeros trabajos en la XEQ, desde donde empezó a incursionar en la crónica deportiva, que poco a poco se fue extendiendo a radio, televisión y periódico. También formó parte de la XEW y a la XEX.

Aunque fue un gran aficionado del deporte en general, destacó su pasión por el béisbol, donde narró Series Mundiales de Grandes Ligas, siendo la primera la de 1939, donde los Yanquis de Nueva York enfrentaron a los Rojos del Cincinnati.

Después de esa aparición acumuló 54 Series Mundiales narradas. A pesar de que ya no narraba juegos tras haberse retirado, el Mago seguía colaborando en Televisa con comentarios desde el estudio en la Ciudad de México, siendo su última aparición durante el Clásico de Otoño de 2011.

El 21 de marzo de 1951 fue protagonista de un hecho histórico al participar en la transmisión del primer juego de béisbol a control remoto desde el parque Delta por el Canal 2.

El legado de Pedro Septién no solo se quedó en la pelota caliente, ya que también narró seis Juegos Olímpicos, desde Londres 1948 hasta Munich 1972. De igual forma fue cronista en peleas de box, corridas de toros, billar y lucha libre.

La magia del Mago estuvo plasmada en páginas de diarios, videos y a través de las ondas herzianas, pero además, también participó en 30 películas, donde destaca "El beisbolista fenómeno".

Con 97 años de edad, Pedro Septién falleció el miércoles por la noche en la Ciudad de México, tras padecer una neumonía por más de un mes.

"Algo tan simple como una pelota y un bat pero tan complejo todavía como el espíritu de América que el simboliza", fue una de sus frases con las cuáles describía al béisbol.