MLB está al alcance

Leo Heras cambió la comodidad de jugar en México y ser estrella por la dura tarea de picar piedra en Ligas Menores para así acercarse a la Gran Carpa

Leonardo Heras, jardinero izquierdo de los Astros
Leonardo Heras, jardinero izquierdo de los Astros (Iván López )

Ciudad de México

La paciencia no solo paga dividendos en la caja de bateo, también lo hace en una carrera. Y Leo Heras está haciendo de esta actitud un aliado que lo ha puesto a un paso de la mejor vitrina del beisbol.

Paciencia se necesita para ver que el trabajo que se hace puede tener el resultado que se espera. Paciencia se requiere para sobrepasar obstáculos como bajas de juego o problemas físicos que pueden cambiar o detener el camino que se había tomado.

La paciencia ayuda a que a pesar de tener varias tentaciones de claudicar no se cambie el objetivo que se persigue. La paciencia es la clave para que estando más cerca del objetivo, se aguante hasta que sea el momento. En ese punto está Leo Heras.

"Debuté muy chico en la Liga Mexicana, tenía 16 años, hice varias cosas que fueron dejando huella, pero después de haber jugado siete campañas en México pensé que la oportunidad de llegar a Estados Unidos se me había ido", confesó Leonardo, quien el sábado fue el jardinero izquierdo titular de los Astros en su duelo frente a los Padres. "Pero justo en ese año (2013), cuando los Padres tenían interés e iban a buscarme llegaron los Astros y me llevaron. Ahí llegó la oportunidad que esperaba, aunque no fue fácil. Ese primer año con el equipo no fue sencillo".

El tijuanense comenzó en nivel AA del conjunto (Corpus Christi) donde solo vio acción en 10 duelos, pero para 2014 fueron 96 encuentros en los que jugó, con 74 hits en 313 turnos al bat, para un .236 de porcentaje de bateo.

Tras jugar en el invierno con los Charros de Jalisco, volvió a EU en 2015, donde la pelota lo llevó un paso hacia arriba.

“Gracias a Dios pude terminar el año pasado en AAA y con eso es más fi rme mi sueño de llegar a MLB”, continuó Heras. “Voy a empezar en AAA esta vez, ya un paso más cerca del objetivo y las cosas se ven distintas. Sé que la temporada regular es muy larga, son muchos juegos y por eso sé que en algún punto del año, en cierto momento, las cosas se pueden dar para que llegue el llamado para tener otro mexicano en MLB”.

Heras debutó en Liga Mexicana en 2007 con los Potros de Tijuana, donde tuvo una probadita al solo ver acción en 11 juegos, pero inmediatamente vino un brinco que lo llevó a estar en el terreno de juego 78 duelos la campaña siguiente y luego 105 uno más tarde. Su calidad lo llevó a destacarse de los demás donde por ejemplo, fue el MVP del Juego de Estrellas de 2010.

Para 2011 llegó a los Diablos Rojos del México, donde era jardinero titular, pero luego de tres campañas, el equipo le abrió la puerta y él salió. Pudiéndose quedar o regresarse a una liga donde tendría mayores comodidades, mejor paga y donde sería una fi gura, decidió seguir su sueño. Y eso lo llevó el sábado a ser el único mexicano de los ochos que están en los rosters en jugar de titular.

“El haber alineado y ver que era el único mexicano que empezó me dice muchas cosas, como que estoy cerca de dar ese paso”, explicó. “A ellos (los mexicanos de los Padres) todavía les falta tiempo, seguir jugando, crecer, las cosas para mi pintan distintas, pero tengo que trabajar más duro para que se cumplan”.

Heras entrenó con el equipo grande de los Astros en el Spring Training, pero no fue considerado por el conjunto sino hasta la visita que hicieron a la Ciudad de México, donde fue titular en ambos duelos, terminando con cuatro hits en siete viajes al plato, con cuatro producidas y tres anotadas.