Pesadilla para bateadores

Los integrantes de la División Este de la Liga Nacional tendrán como primer obstáculo la rotación de lanzadores de los Nacionales de Washington, que sumó al as Max Scherzer

Pesadilla para bateadores
Pesadilla para bateadores (La Afición / AP / AFP)

Ciudad de México

En 2014, los Nacionales de Washington tuvieron 17 juegos de ventaja sobre Atlanta y los Mets, que compartieron el segundo lugar en la División de la Nacional, y a pesar de que La Tribu, los de Nueva York, los Marlines de Miami y los Filis de Filadelfia esperan estrechar la competencia esta temporada, los monarcas del sector no piensan ceder la corona.

El pitcheo de Washington fue el mejor de Grandes Ligas la temporada anterior con un porcentaje de carreras limpias (PCL) de 3.03, y fue el número uno de la Nacional en victorias con 96, pero no conforme con ello, la directiva sumó durante el receso a Max Scherzer, ganador del Cy Young en 2013, y número uno en triunfos en la Americana la campaña anterior con 18.

Con ello, los Nacionales tienen la rotación más intimidante de las Mayores, Scherzer tuvo un PCL de 3.15, y se une a Doug Fister (16-6 en 2014), Jordan Zimmerman (14-5), Stephen Strasburg (14-11) y a Gio González (10-10), lo que en el papel les garantiza al menos unos 70 triunfos.

Para los monarcas del Este de la Nacional es el momento de dar el siguiente paso y alcanzar la Serie Mundial, y para ello la responsabilidad caerá en los bateadores, en específico en Bryce Harper, que tras un 2013 de 58 producidas y 116 hits, cayó a 32 y 96 en 2014.

Tendrá la ayuda de Ian Desmond, Ryan Zimmerman, Jayson Werth y Anthony Rendón. A la defensiva ahora cuentan con Yunel Escobar, que brilló con los Rays de Tampa Bay. Sin embargo, la presión de Harper no se compara con la que tendrá Giancarlo Stanton con los Marlines, después de que le dieran un contrato de 325 millones de dólares por 13 años gracias a 105 producidas, 155 imparables y 37 cuadrangulares, que lo convirtieron en el mejor en esa categoría en la Nacional.

En el lado de los lanzadores tendrán el regreso de José Fernández, quien se sometió a la cirugía Tommy John la campaña anterior y espera volver en el nivel de 2013, aunque no estará hasta junio; en tanto la responsabilidad estará en los recién llegados Mat Latos y Dan Haren; Giancarlo debe cargar con un equipo que no va a playoffs desde el triunfo en la Serie Mundial de 2003.

En la lucha por la segunda plaza también estarán los Mets de Nueva York, que recuperan a Matt Harvey después de una cirugía, para hacerse cargo de la rotación, que tendrá como estrella para el primer día a Bartolo Colón, quien tuvo 15 victorias el año anterior y al joven Jacob deGrom, Novato del Año en 2014 en la Nacional.

Para la ofensiva sumaron a Michael Cuddyer, que apenas disputó 49 partidos con los Rockies de Colorado el año anterior a un grupo que tuvo un porcentaje de .239, el tercero peor de Grandes Ligas, sobre todo por las lesiones de David Wright que registró apenas ocho cuadrangulares.

Los Bravos se deshicieron de Justin Upton y Jason Heyward y vivirán un proceso de reconstrucción con Freddie Freeman como la cara de la franquicia y una buena rotación con Julio Teherán, Alex Wood y Mike Minor. En Filadelfia también han llegado los momentos de cambio y aunque conservan nombres como los de Ryan Howard y Carlos Ruiz, la figura es Cole Hamels, quien podría ser cambiado durante la temporada.