Luis Alfonso Cruz: Viene lo mejor

Después de probar las Grandes Ligas, aceptó la oportunidad de jugar en Japón en 2014, y en su segunda campaña ha sido elegido como el mejor segunda base de la Liga; primer mexicano que logra esta hazaña

Luis Alfonso Cruz estuvo presente en la inauguración de la temporada 2015-2016 de la Liga Maya
Luis Alfonso Cruz estuvo presente en la inauguración de la temporada 2015-2016 de la Liga Maya (Cortesía Enrique Gutiérrez)

Ciudad de México

Nunca pensó que el beisbol lo iba a llevar a Japón y mucho menos que iba a terminar siendo uno de los mejores peloteros allá. Y su futuro ahora es muy prometedor. Luis Alfonso Cruz soñó jugar en Grandes Ligas y lo logró, soñó con jugar para los Dodgers de Los Ángeles, y lo hizo, pero nunca pasó por su mente que estaría en Japón y que iba a ser el mejor segunda base de la Liga.

Tras cinco temporadas en MLB, Cruz llamó la atención de los Mariners de Lotte de la Nipon Baseball Professional Organization y decidió apostar a esa nueva experiencia. Sufrió al inicio no solo por lo que significa la adaptación a una cultura distinta a la occidental, sino por el tipo de beisbol que juegan. Sí, el deporte es el mismo, pero la forma de jugarlo no.

"En mi primer año según yo llegué listo para jugar, estaba en el mismo nivel que tenía cuando reportaba a Grandes Ligas o Ligas Menores, pero no es ni cerca la condición que se debe de tener en Japón", narró Cruz, quien el sábado asistió a la inauguración de la Liga Infantil y Juvenil Maya, en la Ciudad de México.

"Saben el tipo de peloteros que son, físicamente, y eso hace que jueguen un beisbol distinto. Son mucho de tocar la bola, robar bases, jardineros jugando corto con corredores en posición de anotar. Eso provocó que hubiera muchas cosas que no entendía. Después de 14 temporadas en Estados Unidos súbitamente tenía que cambiar mi forma de jugar. Eso me llevó a platicar con los coaches y decirles, 'me contrataron por lo que he hecho y eso es lo que sé hacer y ¿quieren que cambie?'. Era difícil, pero te das cuenta de que es la forma en que ellos juegan y ya no te molesta jugar distinto".

Tras pasar por este proceso de adaptación en 2014, Cruz dio un gran salto esta temporada, y tan notable fue su desempeño que al terminar la campaña recibió el premio del Guante de Oro como segunda base, que lo hacen el mejor intermediarista de la Liga.

"Tuve un paso en Grandes Ligas y nunca pensé ir a jugar a Japón", dijo. "Y la verdad nunca pensé que iba a darse algo así al final de la temporada. Hay muy buenos jugadores defensivos y no llegué a pensar que yo iba a ser elegido. Lo que se dio es algo extraordinario y espero que eso abra muchas puertas para los mexicanos en el beisbol de allá".

Cochito jugó 125 encuentros con los Mariners, 123 como segunda base y dos en el short stop, y en 696 intervenciones defensivas solo cometió 12 errores, lo que le permitió presumir un .983 de porcentaje de i ldeo, que se tradujo en ese premio.

-Estás destacando en Japón pero, ¿aún piensas en volver a Grandes Ligas?

La posibilidad existe, como siempre en la vida, pero como se han dado las cosas no sé qué tanto me convenga ir. Mi sueño de toda la vida era jugar con los Dodgers y se cumplió, y ahora ya tengo que ver por mi familia. Después de esta temporada, como se dieron las cosas, como me fue, la mejor apuesta parece estar en Japón. No cierro la puerta a nada, tengo 31 años y me siento en el mejor nivel. Lo mejor de todo es que estoy listo para jugar donde sea.

-Con lo que acabas de lograr, ¿hasta dónde puedes llegar ahora?

Afortunadamente me tocó vivir muchas experiencias, de muchos tipos, en México, en Ligas Menores y en Grandes Ligas, y con eso puedo decir que estoy en mi mejor momento como jugador. El haber ido a Japón fue una excelente decisión porque me ha permitido ver las cosas de otra forma y porque tengo la oportunidad de todavía tener más beisbol por dar.

-Hablando de beisbol, ¿cuánto ha cambiado Luis Cruz del último año en MLB a ahora?

Mucho. Cuando decidí agarrar el contrato fue con la finalidad de aprender la disciplina que ellos tienen y nunca pensé que iba a llegar a este punto e iba a poder presumir tener un Guante de Oro. Ojalá hubiera sabido lo que aprendí ahora cuando estuve en México con Diablos en 2005 o incluso en 2011, en Grandes Ligas. Siento que me quedan dos, tres o cuatro años para dar lo mejor que hay del Cochito en Japón o donde sea que me toque seguir jugando.

-Estamos por llegar a diciembre, ¿piensas jugar en la Liga del Pacífico?

Lo más seguro es que no reporte. El 2 de diciembre es cuando quedo como agente libre y después de eso ya estaré viendo qué seguirá. Hay equipos de allá que están interesados de que vaya y si se concreta ese regreso, debo de prepararme para volver porque al ser una disciplina distinta, me debo de ajustar físicamente para estar en mi mejor punto para jugar. Ahora necesito descansar para recuperarme del trabajo de 125 juegos.