Zona Sur gana 5-1 el Juego de Estrellas de la LMB

Por cuarto año al hilo, el equipo sureño le ganó al Norte para volver a tener ventaja de localía en la Serie Final de la Liga Mexicana

CANCÚN

El pitcheo fue el que llevó el ritmo en el Parque Beto Avila de Cancún, y la lluvia quería ver beisbol. En un juego dinámico donde los lanzadores de ambos lados mandaron hasta la octava tanda, la Zona Sur ganó por cuarta ocasión el Juego de Estrellas al vencer 5-1 al equipo del Norte para volver a tener la ventaja de localía para la Serie Final.

El choque fue de pitcheo hasta la parte baja del octavo inning, cuando los de casa oprimieron tres ocasiones el home, terminando con el apretado 2-1 que prevaleció desde el cuarto rollo, y así mantienen el domingo sobre su contraparte. En este inning destacó el infielder Carlos Gastelum (Tigres de Quintana Roo), quien al entrar como emergente dio doblete productor de dos anotaciones, para concretar el rally de tres con el que caminaron cómodamente a la victoria.

La novena norteña tomó la delantera en el segundo rollo cuando John Lindsey demostró porqué es el líder de jonrones de la temporada y su batazo superó angustiosamente la barda del jardín izquierdo para romper el cero. Ese sería el único daño que harían con el bat en toda la tarde, porque los brazos de los locales lucieron sumamente dominantes y apenas permitieron tres imparables en todo el duelo, sacando nueve outs por la vía del ponche.

Con ese 1-0, retratado en la pizarra, los del Sur aprovecharon descuidos del pitcher Adalberto Flores para darle la voltereta a las cosas de forma temprana pero que resultó definitiva. Jorge Vázquez comenzó la fiesta de los sureños en este inning con sencillo al derecho. Alcanzó la segunda cuando Carlos Rivera dio rola a primera, y fue desde la intermedia desde donde se descolgó al plato cuando Yunesky Sánchez, de Oaxaca, logró un doblete al izquierdo para empatar la pizarra.

El daño local aumentaría cuando en ese mismo cuarto episodio, Sánchez timbró el 2-1. René Reyes (Yucatán) también aprovechó los pitcheos del lanzador para, en cuenta de 3-1, también pegar doblete productor. Tras colgarse siete ceros consecutivos, la magia se rompió en la última aparición al plato de los sureños. Ahí acabaron con cualquier intento de reacción del rival al timbrar tres veces, dos de ellas cortesía del tubey de la Chispa Gastelum, y así se escribió el 5-1.