Un día como hoy en la LMB

La Afición publicó el récord de Edrick Kellman

La marca de Kellman se presentó en la portada del 6 de mayo de 1954
La marca de Kellman se presentó en la portada del 6 de mayo de 1954 (La Afición )

CIUDAD DE MÉXICO

Edrick Kellman hizo historia el 5 de mayo de 1954 en el Parque del Seguro Social, hecho que La Afición llevó en los titulares de su edición del 6 de mayo.

Ese día, el panameño se convirtió en el primer jugador en la historia en pegar dos grand slams en un juego, cuando los Tecolotes de Nuevo Laredo vencieron a los Diablos Rojos.

Sus jonrones se dieron en el tercer rollo frente a Guillermo López, poniendo al visitante arriba 7-0, y en la novena, con la que se sentenció el 19-6 con el que ganó Tecolotes.

Ese 5 de mayo, Kellman, que bateaba como séptimo en el orden, se fue de 5-2, con nueve producidas y dos anotadas. Aquí está parte de la crónica publicada por La Afición de ese histórico duelo:

“En desafío que resultó inolvidable para el catcher panameño Edrick Kellman, su club Tecolotes de Nuevo Laredo, aplastó al México Rojos por 19 carreras a seis en el Parque del Seguro Social. Fue primer match de la serie y presentación de ambos equipos en esta ciudad. Kellman realizó la hazaña de conectar dos home runs con bases llenas para ser el primero que lo logra en la historia de la Liga Mexicana, que está viviendo su trigésima temporada. Implantó ese formidable récord que es el mismo que impera en las Ligas Mayores, compartidopor tres jugadores: Tony Lazzeri (Yanquis, 1936), James Tabor (Medias Rojas, 1939) y RudyYork (Medias Rojas, 1946). Por otra parte, Kellman estuvo a punto de empatar la marca existente en la LMB de más carreras producidas en un juego, que es de 11 (Lonnie Sommers, México, abril 10 de 1949). El panameño impulsó nueve anotaciones. Ocho con sus cuadrangulares y otra con hit sencillo. 

En total bateó dos home runs y dos singles en cinco viajes, para ser el tolete número 1 de una fiesta de cañonazos que disfrutaron los comandados por Adolfo Luque. Cosecharon la friolera de 19 hits (cinco de ellos de vuelta entera) a costillas de cuatro lanzadores rojos que no tuvieron con qué para al Tecolotes. Hubo uno, el último, Lorenzo Isidoro Gallardo, novato que representará a México en los Centroamericanos pasados, que bien pudo haber colgado cero en la entrada que lanzó (la novena); pero que no lo logró por dos errores de sus compañeros. Hubo uno, imperdonable del receptor dominicano José Luis St-Claire. Entonces la pizarra se encontraba 14-6. Desastrosa para el Rojos. Estaba liquidado el tim local. Le habían anotado a punta de tolete;mas en esa novena entrada se vio francamente mal. Total, un espectáculo muy pobre que se hizo más cuando el cátcher rojo, tras pifiar la bolavarias ocasiones, tiró muy mal ala inicial. Anotó Cañas y Pedrozo se fue a segunda. Pitó de lo lindo el público, con mucha razón, además, porque en esos momentos, con una pizarra en contra de 14-6, era más importante sacar un out que tratar de evitar una carrera más que ya nada importaba.

Y ese inning, que lucía para cero, se convirtió en rally de cinco.Tras otro error, del tercera Felipe Iturralde y base a Gerardo Soler, vino el señor Kellman con su segundo home run con los cojines repletos, por el right field."