Unos caballos de batalla

Sergio Gastélum y Luis Mauricio Suárez son los únicos en jugar en los tres estadios de LMB de la Ciudad de México: el Parque del Seguro Social, el Foro Sol y el Fray Nano 

Suárez y Gastélum en el duelo inaugural del Fray Nano el pasado 3 de abril
Suárez y Gastélum en el duelo inaugural del Fray Nano el pasado 3 de abril (Iván López )

CIUDAD DE MÉXICO

El beisbol les dio una oportunidad única, muy peculiar, que aunque no entra a los libros de los récords, sí se volvió un hecho histórico.

Para Sergio Gastélum y Luis Mauricio Suárez, el viernes 3 de abril del 2015 tiene un sitio especial porque a partir de ese día ambos pueden presumir que jugaron en el último encuentro en el Parque del Seguro Social, en el primero y último en el Foro Sol y en el primero en el Fray Nano.

El 1 de junio del 2000, el mánager de los entonces Tigres Capitalinos, Dan Firova, colocó a Gastélum como su primer bat y a Suárez como sexto en el orden, para el que fue el encuentro final en el Parque del Seguro.

Un día después, ya en el Foro Sol, Gastélum repitió para abrir el line up felino, mientras Luis entró de emergente a batear por Matías Carrillo.

A pesar de que pasaron 14 años y 10 meses de que se despidió al estadio ubicado en Cuauhtémoc y Obrero Mundial y se inauguró el Foro como diamante, y de que han sido cambiados de equipos, cuando los Diablos Rojos recibieron a los Toros de Tijuana para abrir la temporada 2015 de la Liga Mexicana, este par de peloteros estuvieron en el line up y así, desfilaron en el tercer parque de pelota que se ha tenido en la Ciudad de México.

"El abrir estadios, el cerrar estadios no le había puesto tanta atención a eso, me siento muy afortunado de este deporte que me brinda estas oportunidades y hay que tomarlas. Este tipo de cosas son las que te marcan para que cuando deje el beisbol eso va a quedarse ahí", aseguró Gastélum, quien jugó como primera base en ese encuentro frente a los Toros.

El Güero Gastélum debutó en LMB en 1995, con los Tigres Capitalinos, novena a la que perteneció hasta 2006. Una temporada más tarde se enfundó el jersey de los Vaqueros Laguna, donde estuvo tres años, pasó a Oaxaca en 2011 y 2012, para los últimos dos años ser parte del roster de los Diablos Rojos.

El caso de Suárez también es peculiar, ya que no solo está en su temporada 18 en la LMB, sino que se juntaron las circunstancias para que siga siendo un pelotero titular este año.

Luis Mauricio empezó su carrera en 1998 con los propios Tigres y en 2009 pasó a las filas de los Pericos de Puebla. Eso le permitió estar en el último juego en el Foro Sol, el cuarto juego de la Serie del Rey.

El destino lo llevó a Tijuana, donde se mantiene como titular, lo que lo tuvo en el line up del choque inaugural de este año.

"Espero me toque inaugurar el nuevo y así me voy a poder retirar tranquilo", dijo Suárez en tono de broma, al terminar el choque donde vencieron a los Diablos 9-2.

"Todos al final de nuestras carreras queremos dejar algún tipo de huella, estar en la mente de los aficionados por lo que hicimos en el campo y ahora nos toca vivir esto".

Curiosamente, este no es el único hecho que une a este par de peloteros. Al haber sido parte de los Tigres de 1998 al 2006, entre ellos existe una buena amistad y ambos compartieron este momento.

"Somos buenos amigos y llegamos a platicar de esto. Al haber vivido esto pienso en todo lo que hemos tenido que batallar para poder mantenernos en activo y en un buen nivel, las muchas alegrías y tristezas que hemos pasado para estar aquí todavía. Pero esto es el ejemplo de que trabajando y siendo profesional puedes llegar a cosas como esta", sentenció Suárez.

Gastélum es considerado el utility de los Diablos, al poder jugar como inicialista, intermediarista, tercera base y hasta jardinero, posiciones que cubrió la campaña anterior con los rojos, mientras que Suárez llega con un promedio de bateo de .309 la temporada pasada.