LMP: Más beisbol, menos pausas

La Liga Mexicana del Pacífico arranca su temporada con la misión de hacer más dinámicos los encuentros, a fin de que el promedio de duración de los juegos esté por debajo de las 3 horas

A fin de dinamizar el juego, los pitchers tendrán 12 segundos para lanzar si no tienen corredores en base
A fin de dinamizar el juego, los pitchers tendrán 12 segundos para lanzar si no tienen corredores en base (Cortesía LMP )

CIUDAD DE MÉXICO

La calidad dentro del diamante está asegurada, buenas asistencias también, pero hay una preocupación que ronda en los clubes de la Liga Mexicana del Pacífico: hacer más veloces los juegos para que el espectáculo sea mejor.

Asistir a un parque de pelota se ha convertido en una experiencia global porque el juego por si mismo ya no es el único atractivo que reciben los aficionados, pero lo que está jugando en contra es la duración de los partidos.

Los equipos de la LMP han trabajado en las últimas campañas en hacer que el espectáculo fuera del diamante complemente el beisbol.

Más y mejor uso de las pantallas, mayor interacción con el público, atracciones o zonas dedicadas a los niños en las explanadas, o concursos entre cada inning es parte de la oferta que reciben las personas al comprar su boleto.

Pero la preocupación ahora está en que lo que sucede dentro del campo se está convirtiendo en algo menos activo. 

Turnos al bat más largos por tomarse más tiempo para batear o mayores pausas para cambiar de pitcher, son la base del aumento de los tiempos muertos.

Eso ha aumentado el tiempo promedio de cada choque y la barrera de las tres horas se sigue superando.

"Nuestro reto principal ahora es que tenemos que seguir dinamizando el juego, pero sin quitarle la esencia. Para lograrlo tenemos que poner nuestro granito de arena por todos lados para hacer más ágil y atractivo el beisbol", explicó Omar Canizales, presidente de la LMP.

"A los aficionados les gusta ver la bola en juego y algunos hábitos que se dan se tienen que romper para poder hacerlo más dinámico".

El promedio de duración de los encuentros ha bajado en las últimas campañas, de 3:16 horas hace tres años a 3:01 la temporada anterior. Aun así, la duración general sigue siendo considerada como alta, lo que es un obstáculo a superar. El plan para conseguir eso no es nada nuevo o desconocido.

"Vamos a aplicar las reglas del beisbol que de repente se volvieron letra muerta. Ya no vamosa permitir que los jugadores se salgan de la caja de bateo, vamos a hacer que los llamen a la caja más rápido, exigirles a los coaches y mánagers que cuando entren a hablar con los pitchers lo hagan corriendo. Los pitchers solo tendrán cinco pitcheos para calentar cuando suban a la loma", continuó el directivo.

"Son cosas sencillas y que están en el reglamento, así que lo importante es que se apliquen. Llevamos un récord de los tiempos promedio de cada equipo y se los extendemos a ellos para que estén conscientes de la necesidad de ofrecer un espectáculo dinámico".

 La LMP ha logrado un crecimiento en la asistencia en las últimas campañas ayudados en gran parte por los títulos que se han logrado en la Serie del Caribe y la construcción o remodelación de algunos parques de pelota, teniendo este año el regreso del beisbol a Jalisco.

"Es una de nuestras mayores atracciones este año. Hay mucha expectativa en Guadalajara por el retorno de los Charros, y la hay porque tienen un gran equipo y saben que pueden ser protagonistas", comentó Canizales.

Aunque el movimiento de Algodoneros de Guasave a Guadalajara se dio esta temporada, en el aire existen opciones de que crezca en el futuro la cantidad de novenas, aunque buscarán ser precavidos.

"Queremos garantizar la calidad del espectáculo porque ser más grande no significa ser mejor. Tenemos la posibilidad de mantener el equilibrio competitivo y que cualquier plaza, no importa si es pequeña o grande sea capaz de aspirar al campeonato. Estamos con la intensión de que para 2015 haya posibilidades de que lleguen dos plazas más, siempre y cuando cumplan con los requisitos necesarios", sentenció Canizales.