Llegó el día de Urías, debuta en MLB

El joven mexicano aparece como uno de los mejores prospectos para Grandes Ligas y tras cuatro años en Ligas Menores abre esta noche con los Dodgers en Nueva York

Julio Urías
Julio Urías (Especial )

Ciudad de México

Finalmente el día llegó. Es el primer paso de la que muchos esperan sea una muy prolífica carrera. Con 19 años y 239 días de edad subirá al montículo del parque Citi Field para recibir por primera ocasión el título de pitcher de Grandes Ligas, y su ansiado debut hace recordar al último zurdo que debutó con los Dodgers con esa edad: Fernando Valenzuela.

Después de varias semanas de especulaciones en torno a cuándo los Dodgers subirían a su mejor prospecto zurdo del pitcheo, Los Angeles se presta a poner a prueba al mexicano Julio César Urías. El joven fue programado para abrir contra los Mets el viernes en lugar de Alex Wood, quien sufre de tendinitis en el tríceps izquierdo.

Urías, el ligamayorista más joven ahora mismo, es el primer pitcher de los Dodgers que lanza por el equipo desde que lo hizo el también mexicano Fernando Valenzuela en 1980. Y Urías es el primer adolescente en abrir un juego por los azules desde Dick Calmus en 1963.

Desde que llegó a las sucursales de los angelinos, ocupó un sitio importante en la lista de los mejores prospectos. Conforme fue avanzando, subió lugares y en algunos de los principales rankings estuvo dentro de los 10 mejores de MLB.

Pese a su juventud, Urías ya no tiene nada que demostrar a nivel de liga menor. Adquirido como parte de un paquete a los Diablos Rojos del México en el 2012, el zurdo empezó a dominar a los bateadores de Clase-A a los 16 años de edad. Este año, Urías encabeza la Liga de la Costa del Pacífico (Triple-A) en efectividad (1.10), WHIP (0.78) y promedio en contra (.176). En 41.0 innings, lleva una proporción de ponches/bases por bolas de 44/8. No permite carrera alguna en sus últimas 27.0 entradas.

Urías tiene el material para acompañar esos números brillantes. Sabe localizar en ambos lados del plato su buena recta, que mayormente se encuentra entre 90 y 93 tres millas por hora y ha alcanzado un tope de 97 MPH. Su cambio de velocidad es uno de los mejores en liga menor y su curva, con buena profundidad, le brinda tercer pitcheo por encima del promedio.

El control y el comando de Urías continúan mejorando. El zurdo lleva un promedio de 1.8 base por bolas por cada nueve innings este año, la mejor proporción de su carrera. Lo único que el lanzador no ha demostrado es su durabilidad, porque los Dodgers-debido a su juventud y talento-lo han cuidado tanto. Urías nunca ha lanzado más de 87.2 entradas en una temporada profesional, aunque el único tiempo que ha perdido fue el año pasado cuando se operó para extraerle un tumor benigno del ojo izquierdo.

Aunque las lesiones han devastado la rotación de los Dodgers, es difícil que Urías permanezca en el cuerpo de abridores del equipo durante todo el 2016, sin importar lo bien que lance ahora. Lo más probable es que Los Angeles limite sus entradas a una cantidad entre 100 y 120 este año, lo cual significa que dejaría de abrir en agosto.