Saraperos, tiempo de levantar

La novena Saltillo tuvo un arranque lento que los llevó a un 4-13, pero el mánager ve que han encontrado su ritmo al triunfar en seis de los últimos 10

 


Juan Francisco Rodríguez, mánager de los Saraperos de Saltillo
Juan Francisco Rodríguez, mánager de los Saraperos de Saltillo (Santiago Chaparro)

CIUDAD DE MÉXICO

El roster es el de un equipo contendiente, la etiqueta que siempre carga este equipo, pero en el diamante ha estado lejos de jugar como tal, y por ello, no resulta algo normal que en los lugares del fondo del standing de la Zona Norte esté Saraperos de Saltillo. Aunque esa situación parece solo haber sido un mal arranque.

“Realmente ha sido un inicio de temporada complicado, muy pesado, pero estamos sintiendo que poco a poco nos vamos recuperando”, explicó Juan Francisco Rodríguez, mánager de los Saraperos.

Saltillo armó un conjunto que lucía de alto calibre pero eso no se reflejó en victorias, al tener 13 descalabros en los primeros 17 juegos, incluida una racha de seis derrotas al caer con Oaxaca y Tabasco. Pero las luces de emergencia se apagaron cuando barrieron a Veracruz y cuando le ganaron la serie el fin de semana a Monterrey.

"Ha sido un inicio complicado, pero veo que estamos recuperando"


“Tuvimos una gran serie en Saltillo que afortunadamente fue para nosotros, el clásico de la zona contra Sultanes que fue muy peleado por ambos lados. Los muchachos mostraron que saben sacar la casta y así es como ganamos, con eso nos da esperanzas de que el equipo se está recuperando”, continuó el manejador de la nave verde.

El conjunto tiene bien ubicado los dos puntos que causaron ese mal arranque, uno fue que la ofensiva simplemente se veía limitado y lejos de presentar el poder que supone tener en el line up a José Manuel Rodríguez, Jesús Cota, Refugio Cervantes, Luis Terrero y Luis Borges, y el otro el que el relevo no cumplía con su misión de cerrarle la puerta a la artillería rival.

“Todos volteamos a ver el pitcheo porque perdimos muchos duelos en la quinta, sexta o séptima entrada, pero realmente llegábamos con el juego muy apretado. El presupuesto que tenemos de lo que podemos anotar en promedio por juego son de siete a ocho carreras, y estábamos haciendo apenas tres o cuatro. Entonces el pitcheo estaba en el alambre. Pero llega el momento donde empiezan a batear los grandes y con ello sabemos que tenemos la capacidad de estar en juegos en posiciones más cómodas”, continuó Chico Rodríguez.

Los números muestran esa debilidad. Teniendo ventaja después de la quinta entrada, Saraperos dejó ir el triunfo en ocho de las 14 oportunidades (marca de 6-8) mientras que estando al frente en la pizarra al cumplirse seis innings, su récord es de 6-6.

En cuanto al bateo, tras un mal arranque, han estado cayendo las carreras en mayor cantidad en los últimos 10 duelos, donde batean para .291, anotando 5.9 veces en promedio y pegando 9.9 hits.

“El tener paciencia en esta etapa es algo que nos ha ayudado mucho, porque los mismos jugadores de experiencia llegaron a un punto en el que también batallaron para hacer las cosas”, ahondó Rodríguez. “Tenemos confianza en que calmándolos y dándoles confianza en lo que hacen ellos van a sentirse más seguros para hacer su trabajo. De igual forma, la directiva nos externa el apoyo para seguir haciendo nuestro trabajo y eso nos ayuda a tener confianza para seguir”.

Luego de jugar este jueves frente a los Diablos Rojos, Saraperos enfrenta el fin de semana a Aguascalientes, y luego tendrá una semana como local contra los capitalinos y los Rieleros.