Acereros. caballo que alcanza.... no siempre gana; pierden vs. Tigres

El equipo de Monclova vino de atrás para empatar el juego en la novena tanda pero su defensiva le falló en la décima, Tigres lo aprovechó y está a un triunfo de ser el nuevo campeón de la Liga Mexicana. Esta noche pueden coronarse al realizarse el quinto juego de la serie

 


Josh Lowey, pitcher de los Acereros de Monclova
Josh Lowey, pitcher de los Acereros de Monclova (Cortesía LMB)

MONCLOVA

Tras dos amenazas se cumplió: llegaron los extrainnings a la Serie del Rey. El cuarto juego requirió de 10 tandas para que hubiera un ganador luego de que los primeros dos duelos terminaron con una victoria de Tigres por una sola carrera y de que el tercer cayera del lado azul por dos anotaciones. Y la deficiente defensiva de los Acereros terminó con lo que a la ofensiva parecía iba a ser un regreso milagroso de los de casa.

Y hoy puede ser el día en que Tigres de Quintana Roo celebre su título número 12 en la historia luego de que supo ajustarse. El béisbol es un deporte de ajustes, y qué tan rápido te ajustes es la diferencia entre ganar o perder. En este caso, fue entre ganar el tercer juego de la Serie del Rey para irse 3-1 arriba.

“Conociendo el pitcher que nos tocaba y con el regreso del Cuate Contreras, que nos hizo falta en los otros juegos, decidimos hacer esos movimientos en el line up y esa fue una de claves para que pudiéramos ganar”, explicó Roberto Vizcarra, manager de los Tigres.

La novena bengalí realizó seis movimientos en su line up para este encuentro. Lo primero fue el regreso de Sergio Contreras como tercero en el orden, luego de que no pudo jugar por tener una infección estomacal. El primero y quinto bat se intercambiaron, Greg Golson dejó el primer peldaño y Eugenio Vélez fue el encargado de abrir. Iker Franco y Alfredo Amézaga hicieron lo propio en el sexto y séptimo sitio y Esteban Quiroz ocupó el octavo lugar. Por los Acereros Flavio Romero dejó el segundo escaño y bajó al noveno, Héctor Garanzuay subió.

Esas modificaciones más tener enfrente a un pitcher abridor que el viernes tiró tres tandas se tradujeron en un rápido ataque de los felinos. Ellos aprovecharon que Lowey no usó el mismo veneno de dos días antes para poner gente en las bases en las cuatro entradas que él lanzo, y así llegaron una carrera en la segunda, una en la tercera y dos en la cuarta. En cuatro capítulos se pintó un 4-0 ante el lanzador estelar.

Esos ajustes funcionaron pero también aprovecharon que mientras su defensiva se mantuvo jugando con nota, la de sus rivales no. Monclova se las ingenió para despachar al hermético abridor Carlos Bustamante, para anotar tres ocasiones en la octava y para empatar con jonrón de José Amador en la novena. El duelo llegó a la décima y Tigres llenó la casa. Anotó una con difícil rodado al short. Anotó la segunda cuando un rola de frente la pifió Olmo Rosario, quien solo tenía que tomarla y pisar la base. Anotó tres con sencillo de Alfredo Amézaga. Así se echaron el juego a la bolsa y así están a un triunfo de ser campeones de la Liga Mexicana.

La historia de Acereros

Del otro lado de la moneda no se puede decir lo mismo. Los bateadores acereros fueron hipnotizados por la indescifrable serpentina del joven Carlos Bustamante, que los dominó a placer. Del último bateador de la tercera entrada al segundo de la séptima, todos se formaron y uno tras otro pasaron para ser despachados. Fueron 12 retirados al hilo del derecho de 21 años y siete los ceros que colgó con total autoridad.

Olmo Rosario fue quien logró despertar del letargo de Bustamante con un infieldhit de piernas. José Ruiz hizo lo propio pero no llegó el batazo oportuno. En la octava salió el abridor, dejaron de estar hipnotizados los acereros y timbraron tres veces. Y aunque dejaron la del empate en tercera en esa tanda, José Amador volvió un manicomio al parque Monclova con su jonrón solitario en la novena, con un out.

Juego nuevo. Adiós lo que hicieron Josh Lowey y Carlos Bustamante. A darle paso a lo que haría Tigres, quien puso la bola en juego, embasó jugadores y aprovechó los regalos que la defensiva le dio.

Este lunes se jugará el quinto choque de la serie, Monclova mandará a José Pablo Oyervidez al centro del diamante mientras que Tigres no decide aún si va con Daniel Cabrera o Pablo Ortega para el que podría ser su último juego de la temporada 2015, el juego donde serían campeones.