Su mejor jonrón

Jorge Cantú considera que el reciente título que ganó con Tigres en la Liga Mexicana es uno de los logros más importantes en toda su carrera 

Jorge Cantú
Jorge Cantú (Mexsport)

Ciudad de México

Era el quinto juego de la Serie del Rey. Tigres ganaba 9-0 en la novena baja con dos outs. Olmo Rosario, de Monclova, dio un elevado al jardín central, Greg Golson lo capturó para que todos corrieran hacia el montículo para empezar la celebración.

Después del festejo en el campo, los peloteros de la novena de Quintana Roo se metieron al vestidor en lo que preparaban la entrega del trofeo. Camino a los vestidores, los aficionados monclovenses aplaudieron a los rivales. Jorge Cantú se quitó la gorra y les agradeció el gesto.

Media hora después, la celebración seguía en los vestidores, pero el pelotero se dirigió a la puerta de salida, ahí, varios aficionados de los Acereros y algunos de los Tigres lo querían saludar.

"En verdad, muchas gracias por su apoyo. Gracias por venir hasta acá", les dijo Cantú a los aficionados estando recargado en la reja.

Jorge disfrutó al máximo esta experiencia. A pesar de que jugó en 2013 con los Tigres, no pudo participar en los playoffs por una lesión. Vivió la obtención del título desde las tribunas, con unas muletas y con la pierna enyesada.

Ahora aunque tenía un desgarre en la ingle, jugó y ayudó al conjunto como bateador designado y calificó esta experiencia como algo de lo más grande que ha vivido en el beisbol.

"Híjole, definitivamente es uno de los mejores momentos en mi carrera, porque ser campeón es el máximo logro que puedes disfrutar. Viví cosas muy importantes en Grandes Ligas, jugué una Serie Mundial, pude lograr algunos récords, jugué en Asia, pero creo que esto ocupa ahora el sitio más alto de todo", comentó.

Después de haber jugado ocho años en Grandes Ligas, en 2013 Jorge decidió participar por primera vez en la Liga Mexicana.

Todo iba bien hasta que el 6 de julio se fracturó la tibia y el peroné con un machucón de foul, quedando fuera de acción. Tigres fue campeón al vencer en cinco juegos a Monterrey.

"Definitivamente, fue muy diferente. Tenía esa espinita clavada de no haber podido disfrutar ese título en 2013. Me tocó apoyar al equipo teniendo muletas y ahora tuve la salud necesaria y dejamos todo en el terreno".

Jorge jugó este año como primera base y como bateador designado, acumulando 100 carreras producidas, 25 jonrones y 75 anotadas en 106 duelos. En los playoffs, participó en los 19 encuentros del equipo, pegando 20 hits (cuatro jonrones), con 14 empujadas, 11 bases por bolas y 12 carreras. A pesar de tener tan buenos números, él ve que solo fue parte del éxito.

"Todos contribuimos de alguna manera en esta serie final. Todos los bateadores hicimos lo que pudimos, nos enfocamos a jugar por el equipo y ahí están los resultados. Fue una temporada de altibajos, pero este equipo nunca bajó la guardia.

Si no era yo era el Chispa (Carlos Gastélum), el Vaquero (íker Franco), (Alfredo) Amézaga, (Greg) Golson, (Eugenio) Vélez. Fueron muchos los que contribuyeron en este triunfo", sentenció Jorge Cantú.