Jorge Cantú, sigue siendo una estrella

En su regreso a la LMB, el toletero de los tigres vuelve a un juego de estrellas gracias a cifras que lo ubican entre los líderes de HR y producidas.



Jorge Cantú, bateador de los Tigres de Quintana Roo
Jorge Cantú, bateador de los Tigres de Quintana Roo (Tigres de Quintana Roo)

Ciudad de México

Volvió a la Liga Mexicana y volvió al Juego de Estrellas. Tras haber jugado en Asia en 2014, Jorge Cantú se convirtió en uno de los refuerzos de los Tigres de Quintana Roo para esta temporada y ha respondido a ser portador de ese título con 11 jonrones y 40 carreras producidas en la primera parte de la temporada, estadísticas que se convirtieron en su pasaporte para participar en el clásico de media campaña.

Tras haber estado ocho años en Grandes Ligas, Cantú decidió llegar al circuito de verano en 2013, una campaña donde terminó con 31 vuelacercas y 71 empujadas, pero una lesión en la recta ­ final del calendario lo dejó fuera de acción.  

En 2014 volvió a jugar fuera de México, al participar en la Liga de Corea, y aunque sí existió la posibilidad de regresar a la pelota asiática este año, pre­ rió continuar su legado en la LMB.

“Me siento muy bien en mi regreso, todo va viento en popa. Estamos jugando bien aunque hemos pasado por algunos altibajos, como todo mundo, pero hay que seguir poniendo atención a la consistencia, haciendo las cosas que nos corresponden en el terreno de juego y así se van a seguir dando los resultados”, explicó Cantú.

Con lo que hizo en su paso en Grandes Ligas, Jorge llegó como una de las estrellas de la liga y tras su desempeño en la primera parte de 2013, fue elegido para el Juego de Estrellas en el evento que se desarrolló en Oaxaca.

Esa situación se repitió este año, donde por desempeño y empatía, los fans le dieron los votos para que fuera uno de los elegidos a este duelo, además de ganarse un sitio para el otro evento.

El tamaulipeco se presentará en las dos vitrinas que habrá en Mérida el ­ fin de semana: el Home Run Derby y el Juego de Estrellas.

Vuelves a LMB y estarás de regreso en el Juego de Estrellas, ¿cómo tomas este hecho?

Es muy motivante regresar a México y que la gente vote para que vayas al Juego de Estrellas.

Uno trabaja fuerte desde antes de la pretemporada para estar listo para lucirse en el campo y para ayudar al equipo a ser campeón, y también para darle un espectáculo de gran calidad al aficionado, y que el fan te lo reconozca le da un valor extra a todo lo que haces.

¿Cómo enfrentar un Juego de Estrellas, un choque donde igual solo tienes un turno al bat o solo pasas a la defensiva en una entrada?

Aquí se trata de ayudar al equipo de tu zona en lo que te toque. Si solo es un turno o una oportunidad en las bases, hay que hacer bien las cosas y cumplir para poder darle al equipo la posibilidad de ganar.

¿Qué es lo que te ha sorprendido esta temporada comparado con tu anterior experiencia en LMB?

He visto que hay mejor pitcheo, en eso se ha mejorado notablemente. Se han traído a mejores brazos, los equipos han puesto atención en reforzarse con lanzadores de más calidad y eso trae mejor nivel, y a los bateadores nos hace pasar momentos de di­ficultades. Me ha tocado batallar en ocasiones porque los lanzadores son fuertes y eso nos hace tener que enfocarnos más en nuestro trabajo.

¿Por qué puede cambiar tan notablemente el pitcheo en dos años?

Los mejores mexicanos están aquí y han llegado extranjeros de muy alta calidad, lo que nos hace competir más fuertemente el uno frente al otro todos los días.

Siento que hay más juegos cerrados que antes y eso te habla de una mayor paridad.

¿Qué es lo que más te ha gustado de lo que han hecho los Tigres?

La química que traemos nos permite estar fuertes y con muchas esperanzas en el futuro.

Nos estamos llevando muy bien no solo cuando ganamos, sino también cuando perdemos, ahí está una de las claves para aspirar a grandes cosas. La actitud que tenemos es buena.

Con lo que llevan hecho hasta ahora, ¿en qué debe enfocarse Tigres para mejorar en la segunda mitad del calendario?

Hay que tomar ventaja temprano en los juegos, para poder afianzaros a lo que es capaz de hacer nuestro pitcheo y cumplir con nuestro trabajo a la defensiva.

Debemos cumplir con esos detallitos que en algún momento te pueden hacer perder un juego y más en la Zona Sur, donde sabemos la bola no vuela tanto y se hace más importante el trabajo con el guante.

¿Qué tan distinto es jugar en la LMB por primera vez como en 2013 y hacerlo ahora, que llegaste y ya sabías a lo que te enfrentarías?

Es una manera distinta de enfrentar algo que ya conoces. En 2013 al principio batallé porque era mi primer año en la liga y estaba tratando de adivinar qué me iban a pitchear, y ahora regresé teniendo un espectro de conocimiento mucho más amplio en todos los sentidos, todo eso además te ayuda a poder hacer ajustes más fácilmente conforme va avanzando la temporada.

¿Qué metas te pones para lo que resta de esta temporada?

Como bateador de poder quieres tener una temporada donde batees alrededor del .300, y aunque es una temporada de solo 113 juegos, pues uno piensa en tener unos 30 jonrones y 100 producidas, son los números que ando buscando.