Grand poder escarlata

La dinamita de John Lindsey está explotando por todos lados y cerró ayercon su tercer jonrón con casa llena de la semana, cuarto de esta temporada

John Lindsey
John Lindsey (Mexsport )

CIUDAD DE MÉXICO

El nombre de John Lindsey ha cambiando, ya que a partir de esta semana en los Diablos Rojos ya se le conoce como Mr Grand Slam.

El estadunidense firmó una estancia en casa peculiarmente explosiva a la ofensiva que lo mantienen como líde rde jonrones y como sublíder de carreras producidas de la Liga Mexicana, y eso se da luego de que cerró ayer una semana tres grand slams.

Era la décima entrada con el juego empatado a seis carreras sin outs en la pizarra. El sonido local anunció el turno al bat para John Lindsey. El pitcher de los Saraperos de Saltillo, ArmandoRodríguez, lo trabajó con cuidado y se puso abajo en la cuenta tras dos pitcheos: 2-0.

El tercer envió al plato fue un machucón de foul, y le siguió la tercera bola a la cuenta. Con las bases llenas, Rodríguez no tuvo de otra más que entrar a la zona de strike y Lindsey no desaprovechó. Su swing prendió la esférica y ésta terminó superando fácilmente los 377 pies que están marcados en la barda del central-derecho.

Ese batazo no solo se convirtió en el triunfo de 10-6 de los Diablos sobre los Saraperos ayer por la tarde para llevarse la serie por barrida, llegando a nueve triunfos consecutivos, sino en el tercer Grand Slam que Lindsey logra en la semana, y cuarto en la temporada.

"Es algo que siempre había soñado hacer, tener una semana así, y estoy muy agradecido de haber estado en el lugar adecuado en el tiempo preciso para que eso pasara", comentó con una gran sonrisa el bateador designado delos capitalinos.

"Siempre trato de hacer el mejor trabajo posible en cada turno que tengo porque mi objetivo es ayudar de alguna manera a que el equipo gane".

La semana de tres jonrones con casa llena se escribió a partir del miércoles, cuando se voló la barda en el segundo juego de la doble cartelera frente a Reynosa, siguió el viernes cuando volvió a desaparecer a Doña Blanca con las bases llenas y cerró ayer por la tarde.

A esos tres vuela cercas sele tienen que sumar el que logróe l 5 de abril frente a Monterrey, para completar su año de cuatro.

"Aun si es hit es emocionante cuando le pegas a una pelota,porque darle es lo más difícil del beisbol y poder dar un hit, doble o jonrón siempre es emocionante",explicó Lindsey.

"Pero el festejo sí fue muy especial el día de hoy (ayer), después de que pudimos ganar".

En la temporada se han pegado 51 Grand Slams en total y son cinco los peloteros que repiten en esta lista, encabezada por los cuatro de Lindsey: René Reyes, Matt Padgett, Jake Fox y Emmanuel Valdez (todos con dos).

A pesar del gran año que está viviendo el estadunidense, todavía necesitaría pegar dos jonrones con la casa congestionada en lo que resta del calendario regular para empatar la marca históricade la LMB, que estableció Baltazar Valdez con Monclova en 1986.

Con este desenlace, del bat de John salieron cuatro jonrones y 16 compañeros enviados al plato en los seis duelos de los pingosen el Foro Sol, con lo que ocupa la cima en palos de vuelta entera con 32 y es segundo con sus 90 empujadas.

Saltillo tomó ventaja 4-0 ayer en el primer rollo, pero los colorados le dieron la vuelta la pizarra en el sexto, cuando ligaron dobletes Emmanuel Ávila y Hans Wilsonpara el 6-4.

Saraperos hizo una en la séptima y otra en la octava para el 6-6. Así se fueron a extra innings, donde llegó el estacazo que puso punto final al duelo.