Hace 100 años… nació DiMaggio

Joe se convirtió en una de las leyendas del beisbol de Grandes Ligas y en uno de los cimientos de los Yanquis de Nueva York

Joe DiMaggio
Joe DiMaggio (Tomada de Twitter)

CIUDAD DE MÉXICO

"Quiero agradecer al Señor por haberme hecho un Yankee" se lee en una placa colgada del techo en el camino que une el vestidor de los Yanquis de Nueva York con el dugout. Esa es una de las frases legendarias no solo para la novena neoyorquina sino para todo el beisbol de Grandes Ligas y fue dicha por Giuseppe Paolo DiMaggio, mejor conocido como Joe DiMaggio.

El 25 de noviembre de 1914, hace exactamente 100 años, nació el octavo de los nueve hijos que tuvo la pareja de inmigrantes italianos Giuseppe y Rosalia DiMaggio, un niño que siguió los pasos de su hermano Vince y decidió jugar beisbol en lugar de seguir con la tradición pescadora de su familia. Así, el 3 de mayo de 1936, con 21 años de edad, hizo su debut como jugador de los Yanquis. En el encuentro frente a los Browns de San Luis, pegó tres imparables, anotó tres ocasiones y produjo una carrera en seis viajes al plato, jugando a la defensiva como jardinero izquierdo.

Entonces así comenzó una de las carreras legendarias en las Grandes Ligas. DiMaggio fue parte de nueve títulos de MLB que ganaron los Yanquis en 13 temporadas, tomó parte en 13 Juegos de Estrellas, fue campeón bateador de la Americana en 1939 y 1940, el jugador más valioso de todas las Mayores en 1939 y el MVP de la Americana en 1941 y 1947.

Era un pelotero muy veloz y eso le permitió cubrir mucho terreno en los jardines y como bateador derecho tenía mucho poder.

Joe entró al Salón de la Fama en 1955.