Jesús Valdez, de extraño a ídolo

El dominicano arribó a la LMB buscando un lugar en el roster de los Leones y terminó como campeón de bateo de la Liga, destacando también en otras estadísticas, lo que le valió ser uno de los peloteros favoritos de los fans yucatecos

Jesús Valdez ante Piratas de Campeche
Jesús Valdez ante Piratas de Campeche (Tomada de http://www.leones.mx/)

Mérida

El nombre de Jesús Valdez apareció en febrero en la lista de extranjeros invitados al entrenamiento de los Leones de Yucatán. Con 30 años de edad y un peregrinar en las Ligas Menores de Estados Unidos desde 2003, el dominicano tenía que ganarse un sitio en el roster de un conjunto que se estaba reforzando; se lo ganó, se convirtió en el cuarto bat del equipo y terminó como campeón de bateo de la Liga Mexicana con su .363.

El Cacao Valdez se presentó en los playoffs de la Liga Mexicana bateando de 4-2 con cuatro producidas y una anotada en el primer triunfo de los melenudos frente a Campeche, confirmando que fue uno de los mejores refuerzos en este 2015 en la LMB y que, seguramente, llegó para quedarse varias campañas.

"Estoy muy agradecido por la oportunidad que me dieron para jugar en este equipo y es muy satisfactorio haber colaborado a que Yucatán calificara a playoffs, algo que los aficionados esperaban desde hace mucho tiempo", explicó Valdez.

El derecho, además de quedarse con el mejor porcentaje de bateo, finalizó con 98 carreras producidas (tercer sitio en LMB), 17 jonrones, 70 anotadas tras pegar 149 imparables.

Empezaste como un invitado al entrenamiento y acabas como campeón de bateo, ¿cómo enfrentaste este reto?

Antes que nada, todo se lo debo a Willie (Romero, mánager), quien me dio la oportunidad de jugar en la pretemporada para que mostrara lo que podía hacer, y esa es una cosa que agradezco porque fue muy valioso para mí. Sabiendo que tenía una oportunidad tan importante, la supe aprovechar, me fue bien y terminé como el campeón de bateo, algo que me tiene muy satisfecho.

Terminaron de líderes de la Zona Sur con 66 victorias, ¿viste que el equipo tenía el tamaño para llegar tan lejos?

Sin conocer a los jugadores y a los rivales, desde el entrenamiento vi que teníamos un buen equipo, pero no sabía para qué nos iba a alcanzar. No pensé que íbamos a estar en el sitio que alcanzamos, pero trabajamos fuerte y ahí están los resultados.

Habías jugado en otras ligas pero, ¿qué sabías de la LMB y qué tanto tuviste que adaptarte al llegar?

En el entrenamiento aprendí mucho de cómo se jugaba en la Liga Mexicana, eso me ayudó bastante. Había escuchado que aquí a los pitchers les gustaba mucho mover la pelota, con eso traté de ser paciente al pararme a batear para tener más éxito, y me dio resultado.

Empezaste como desconocido y acabas como ídolo, ¿cómo disfrutaste esto?

Me tocó vivir experiencias muy especiales jugando en casa, porque en otras ligas donde jugué cuando tenías un mal encuentro los aficionados te abucheaban pero aquí te apoyaban. La gente de aquí sabe de beisbol y te animan diciendo, 'vamos, vamos, todavía te queda un turno', y eso resultó ser una motivación importante.