Terrazas, feliz y va por más

Tras pegar su hit mil en la Liga Mexicana, Iván Terrazas afrontará de manera distinta el resto de la temporada

Iván Terrazas
Iván Terrazas (Tomada de Twitter de @DiablosRojosMX)

CIUDAD DE MÉXICO

Eran 29 hits los que necesitaba antes de empezar la temporada para moverse a un grupo especial, y ese imparable para alcanzar los mil en su paso por la Liga Mexicana ya llegó.

La línea al jardín central en la octava entrada del encuentro del martes frente a Monclova ha marcado la carrera de Iván Terrazas.

Tras picar piedra en las sucursales de los Bravos de Atlanta por tres campañas, Iván fue enviado a los Acereros de Monclova con los que debutó el 4 de abril de 2006.

Tras dos encuentros yéndose en blanco, llegó el 7 de abril, cuando el conjunto estaba en Campeche. Como octavo en el orden al bat, llegó su primera aparición al plato frente al abridor Miguel Ruiz. Y ahí se estrenó. Una línea entre el jardín central-derecho que se convirtió en doblete.

Ese fue el primer imparable de Terrazas en la Liga Mexicana. Diez años y 19 días después, el mismo pelotero pasó a la caja de bateo por cuarta ocasión en el duelo.

El que fue el tercer hit de la noche se convirtió en el número mil de su carrera.

“Temprano esta temporada supe que estaba cerca de los mil hits y traté de tomarlo con la mayor calma posible, pero sí pasé esos juegos con cierta ansiedad para conseguirlo rápido”, explicó Iván, quien logró ese hit 29 en 21 duelos.

“Tenía corredor en tercera base y más que otra lo que tenía en mente era traerme una o dos carreras y Zack Segovia (pitcher) me dejó un lanzamiento cómodo en su primer pitcheo y lo aproveché. Lo quería pegar en ese juego, no quería llegar al juego de hoy (ayer) quedándome a un hit”, continuó el pelotero.

Terrazas llegó a ser prospecto de los Bravos de Atlanta, pero cambios en la directiva truncaron su camino en Estados Unidos. Llegó a México para ser el Novato del Año en 2006.

Tras dos campañas con los Acereros, llegó el cambio a los Diablos Rojos, equipo del que hoy es el capitán. Tras esos 10 años y 834 juegos, hace historia.

“Te pones a pensar en todos los años que has jugado, los equipos, los viajes, las victorias, las derrotas, los coaches, los mánagers, todos los que han puesto su granito de arena, porque esto no lo hace uno solo, sino con la ayuda de muchas personas”, dijo el zurdo.

La lista de imparables es muy larga, pero en ese millar hay batazos que lo han marcado. Además del primero y del mil, hay otro.

“Uno de los más importantes fue el primer turno que tuve con Diablos, en 2008. Fue en la inauguración de la temporada frente a Oaxaca, y Daniel Fernández estaba en segunda base en el que fue su juego de despedida. Pegué jonrón para que él anotara por última ocasión en su carrera”, recordó Iván.

Mientras ha caído el hit mil (ayer se fue de 3-0), el capitalino va por otro número destacado al sumar 96 cuadrangulares en su carrera.