Discriminación en MLB

La hispana de mayor rango en el personal gerencial de la oficina de Grandes Ligas presentó el jueves una demanda en la que afirma que la organización la discriminó durante dos décadas

Estadio Wrigley Field
Estadio de las Grandes Ligas (AP)

NUEVA YORK, Estados Unidos

La demanda de Sylvia Lind, interpuesta en una corte federal en Manhattan, busca una indemnización no precisada por la presunta incapacidad de la liga para tomar en cuenta, entrevistar, nombrar y ascender a mujeres hispanas capacitadas en puestos gerenciales y ejecutivos. La mujer de 48 años, hija de inmigrantes cubanos, dice que las Grandes Ligas han creado un ambiente hostil hacia ella debido a su edad.

Lind, directora de iniciativa de béisbol en la oficina del comisionado de las mayores Bud Selig, lo menciona entre los demandados, lo mismo que a Frank Robinson, miembro del Salón de la Fama, quien la supervisaba. Las Grandes Ligas no respondieron de inmediato a los mensajes que se les enviaron el jueves, solicitando declaraciones sobre el tema.

De acuerdo con la demanda, Lind trabaja desde 1995 en una organización dominada por hombres de raza blanca, quienes han pasado por alto sus solicitudes de ascenso y no le han pagado lo suficiente.

Los hispanos no están debidamente representados en el nivel gerencial, pese a que hay un gran porcentaje de peloteros latinoamericanos, señaló Lind. Explicó que, de 52 personas que ocupan puestos de vicepresidente o superiores, sólo dos son hispanos y apenas 12 son mujeres.

De acuerdo con la demanda, Lind se graduó de derecho en la Universidad Fordham en 1995. Residente en Nueva Jersey, Lind comenzó a trabajar para las Grandes Ligas el 21 de noviembre de ese mismo año como supervisora del departamento legal de MLB Properties Inc., con un salario anual de 43.000 dólares.

La demandante dijo que era entonces la única mujer hispana en el departamento, y que ningún abogado hispano ha sido contratado desde entonces.

Lind dijo que sus problemas con la organización empeoraron desde junio de 2012, cuando se nombró como vicepresidente ejecutivo de desarrollo de béisbol a Robinson, quien jugó para varios clubes entre 1956 y 1976. Robinson habría criticado la redacción y otras capacidades de Lind.

Según la denunciante, Robinson, Novato del Año con los Rojos de Cincinnati y Jugador Más Valioso con ese equipo y de los Orioles de Baltimore, carecía de las credenciales educativas, licencia profesional y experiencia ejecutiva para obtener el puesto, en el que devenga más de un millón de dólares al año.

Lind afirmó que las prácticas discriminatorias se llevaron a cabo pese a que se le encomendó planificar, impulsar y promover el Juego por los Derechos Civiles, organizado cada año por las mayores.