Gigantes, nuevo rey de las Grandes Ligas

San Francisco se coronó en la Serie Mundial con un 3-2 a Reales de Kansas en el séptimo juego

Madison Bumgarner y su trofeo de MVP
Madison Bumgarner y su trofeo de MVP (Reuters)

Ciudad de México

San Francisco sumó su octava Serie Mundial y se colocó en el cuarto lugar, detrás de Yankees de Nueva York (28), Cardenales (11) y Atléticos (9) como máximos ganadores; en 2012 consiguió su último título en cuatro juegos ante los Tigres de Detroit.

En esta temporada, los Gigantes consiguieron 88 victorias en la fase regular, siendo los segundos mejores de la Conferencia Nacional, a la zaga de Los Dodgers, lo que significó el pase para el juego de comodín, donde vencieron 8-0 a los Piratas de Pittsburgh.

Con esa victoria, los de la Bahía se enfrentaron a Nacionales de Washington, a quienes vencieron 3-2, y dieron el penúltimo paso para llegar a la Serie de Campeonato de la Nacional.

Antes San Luis, con quien también peleó por el campeonato hace dos años, se puso en su camino; unos Cardenales que soñaban con repetir lo hecho en la Nacional el año pasado y dejar atrás la derrota ante Boston, pero los de casa se perfilaban para llegar al Clásico de Otoño. Cerrar en casa y, con el público a su favor, lograron en el quinto encuentro coronarse como los mejores de su liga.

La recta final de la temporada llegó y junto con ello un rival duro, que también logró avanzar por un juego de comodín, que después de 29 años no lograba estar en postemporada y en una Serie Mundial.

VICTORIA EN CASA

Gigantes llegó al séptimo juego con una derrota de 10-0, el ambiente azul del Kauffman Stadium, que no vivía una Serie Mundial desde 1985, parecía la peor amenaza para los que llegaban como los visitantes incómodos.

Con un Madison Bumgarner en el centro del diamante, San Francisco se coronó campeón de Las Grandes Ligas 2014, en una de las series más parejas de la MLB: 2-3 cardiaco, de título para Gigantes.