Guerreros Oaxaca quiere apuntarse

La novena oaxaqueña ha logrado colarse a playoffs de la LMB cinco años seguidos, pero solo ha ganado una serie; por ello, se hizo de los servicios del mánager Enrique Che Reyes, quien sabe dirigir equipos para hacerlos protagonistas


Gabriel Alfaro, pitcher de Guerreros Oaxaca
Gabriel Alfaro, pitcher de Guerreros Oaxaca (Foto tomada del Twitter de Guerreros Oaxaca)

CIUDAD DE MÉXICO

No es extraño para ellos llegar a los playoff­s, eso saben hacerlo, el problema es trascender en esa etapa. Con cinco temporadas consecutivas calificando a postemporada pero solo ganando una serie, los Guerreros trajeron a un nuevo timonel para que no solo mantenga la racha de avanzar, sino que los lleve a la final del circuito.

“Ya nos toca ser protagonistas este año en la liga”, mencionó Guillermo Rodríguez, gerente deportivo de la novena oaxaqueña. “Estamos completos y, sin duda, estamos armando un gran equipo”.

El club tuvo una buena ofensiva pero su pitcheo muchas veces fue el que le falló. Mientras batearon para un .301 y anotaron cinco carreras en promedio por juego, sus brazos terminaron permitiendo 5.3 anotaciones, con un PCL de 5.13, el #11 de la liga.

 Esa carencia de equilibrio se reflejó en tener 52 juegos definidos por más de tres carreras, la segunda mayor cantidad en LMB, el problema es que mientras Campeche logró un récord de 35-18 (el número uno de esa lista), los Guerreros terminaron con marca de 25-27.

36 robos de base son los que logró Oaxaca el año pasado; fue el segundo equipo que menos estafas acumuló.


 La misión del Che Reyes será terminar con esos extremos, en los cuales pueden timbrar en muchas ocasiones o pueden acabar con su pitcheo.

La base del cuerpo de lanzadores se mantiene con Irwin Delgado, Alejandro Soto y Rudy Acosta, los abridores que más triunfos lograron la temporada anterior, grupo completado con Sergio Valenzuela, Gabriel Alfaro, Salvador Robles, Martín Sotelo y Luis Fernando Méndez. Marlon Arias es una de las caras nuevas del conjunto, quien será un brazo seguro para las últimas entradas.

Para pararse en la caja de bateo la escuadra presentará a sus cuatro bats más regulares de 2014, Alejandro González, Yancarlo Angulo, Alan Sánchez y Yunesky Sánchez, así como Érick Rodríguez y Jaime Brena, pero para aumentar el calibre de su ofensiva llegaron Tim Torres, Josh Whitesell y Mario Valenzuela.

“No podemos pensar en segundos ni en terceros lugares, ni nada, tenemos que pensar en un primer lugar y desde el primer día debemos trabajar en eso”, comentó el mánager. “Debemos ser un equipo ganador que le guste a la gente y que sea contendiente al campeonato”.

Uno de los puntos donde se verá si están listos para dar el siguiente paso este año, es cuando tengan que jugar con la etiqueta de equipo visitante. El dato más notable de su pobre desempeño fuera del parque Eduardo Vasconcelos está en su récord en casa y en gira: 37-20 frente a 18-37.

Una de las razones de esto es la incapacidad para alcanzar el plato. Mientras en su diamante su ataque puso a trabajar la registradora en 371 ocasiones, en patios ajenos simplemente desaparecieron al solo alcanzar el pentágono 196 veces, una diferencia de 175 carreras.

“A mí lo que me gusta es ganar. Todos los días y todos los juegos son diferentes, por eso hay que aprender y hay que saber ganar de cualquier forma, con un toque de bola, con un hit, con un robo de base y tenemos que trabajar todo eso desde el primer día de pretemporada”, externó.