Sofocan la remontada

Con una buena labor en la lomita en momentos claves, los Tigres detuvieron a la ofensiva de Diablos y terminaron por apalearlos en el primer duelo de la Guerra Civil


Tigres y Diablos se midieron en el Fray Nano
Tigres y Diablos se midieron en el Fray Nano (Alain Arenas)

Ciudad de México

Los Tigres tuvieron un inicio frenético ante el descontrol del abridor Marco Duarte. Se pusieron adelante en el marcador y terminaron por vencer 12-6 a los Diablos en el primer juego de la Guerra Civil, ante un estadio Fray Nano abarrotado.

La novena de bengala comenzó echando lumbre, tanto de los lanzamientos de Pablo Ortega en el diamante, como con el tolete, donde Jorge Cantu castigó a un Duarte que salió descontrolado desde el primer inning.

Pronto, la ofensiva felina comenzó ganado 5-0 apenas en la segunda entrada, incluido un doblete productor del 'Bronco' Cantu. El abridor escarlata pagó caro sus lanzamientos irregulares y fue sentado por el manger de los pingos.

Pero este primer duelo de la Guerra civil tenía cuerda para rato. Con un rally de cuatro carreras liderado por un doblete de Cyle Henkerd y un sencillo de Japhet Amador. Los locales estaban a una rayita de la igualada, ante un 'Maestro' Ortega que veía reducida la ventaja conseguida por su ofensiva.

Pero Cantu seguía encendido. De nueva cuenta, pero en la cuarta entrada, logró un doblete que se anidó en el jardín derecho del Fray Nano y que Greg Golson produjera la sexta rayita de la novena del cuadro del caribe. Los Diablos parecian maltrechos.

A pesar del cuadrangular solitario de Iván Terrazas en el quinto inning, los Tigres se mantuvieron al frente en el electrónico. Primero, anotaron con un doblete de Dustin Martin y después, con un imparable remolcador de Hiram Martinez en la séptima.

Los pingos trataron de regresar en la agonía del partido, cuando el capitán escarlata anotó la sexta anotación de los locales; el daño pudo ser peor, porque los Diablos tuvieron hombres en primera y en tercera con un out, pero el relevista Arturo Barra de Quintana Roo controló la situación.

Después la artillería felina definió el encuentro perforando el jardín central. Primero, un doblete impulsador de Cantu, seguido de la misma fórmula: doblete de Martin. Y, al final, Iker Franco culminó con otro hit al central para dar la ultima carreta del juego. Los Tigres convertían la Guerra Civil en paliza: 12-6 en la octava. No se movería más el marcador

La novena entrada se fue con dos ceros colgados y con ello dejó el marcador sin más movimientos. El Fray Nano, fue Tigre; mañana, los Diablos Rojos tratarán de recuperar su infierno en el segundo de la serie.